Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Perro se niega a dejar a su mejor amigo en el hospital – la razón me llegó al corazon

Visitar un hospital nunca es divertido y para un niño con autismo puede ser una experiencia muy pesada. James Isaac, de 9 años, no puede hablar y no le gusta el contacto físico. Pero él tiene una cosa que lo hace sentir muy seguro: su perro Mahe.  

Hace poco James visitó un hospital de niños en Wellington, Nueva Zelandia, para hacerse una resonancia magnética. Su perro guía, Mahe, lo acompañó para apoyarlo.

Foto

01

Hasta lo dejaron estar en la cama con James.

Foto

02

Mahe llegó a la familia hace dos años y medio y la mamá de James, Michelle, cuenta que el perro ha cambiado la vida de su hijo. El perro acompaña a James a todas partes y lo tranquiliza cuando está preocupado o cuando tiene miedo.

Foto

03

No es solamente en el hospital que James necesita apoyo de su perro. Antes que Mahe llegara a su vida era difícil para la familia salir a la calle.

“Ni podíamos salir a tomarnos un café con la familia. James se preocupaba mucho y solamente se quería ir. Pero cuando llegó Mahe James se quedaba tranquilo y esperaba a que nos tomaranos nuestro café”, le cuenta la mamá de James a stuff.co.nz.

Foto

07

“Hay un vínculo mágico entre los niños con autismo y sus perros. Ellos pueden calmar a los niños. Los niños pueden quedarse mirando al perro, algo que muchas veces no pueden hacer con sus padres o hermanos”, cuenta Wendy Isaac, quien trabaja entrenando a perros guía.

Foto

04

Mahe no solamente tranquiliza a James, también hace que se sienta seguro. Cuando están afuera están pegados el uno al otro. Si James sale corriendo o si va a cruzar una calle llena de autos Mahe lo para.

Foto

08

Foto

06

Me pone muy contenta ver todo lo que los perros pueden hacer por los niños con necesidades especiales. ¡Los animales son maravillosos!

Si quieres ver más artículos como este dale “me gusta” al botón de abajo.