Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

El pescador creyó que el perro se había ahogado en la tormenta – cuando la policía recupera el barco se da cuenta de lo imposible

La felicidad es tan fuerte que nos hace saltar de alegría. Es un decir, no suelo ver a menudo a gente saltar de alegría, pero la euforia que vivió este hombre era tal que no sabía cómo reaccionar.

Sin embargo esta alegría había sido precedida de un gran dolor.

Este hombre, pescador de profesión y que vive en Australia, vivió el reencuentro más emotivo que he visto nunca – Y todos los amantes de los animales seguro que lo pueden entender.

Este pescador vivió un carrusel de emociones. No puedo decir que realmente le envidie pero el final de esta historia es absolutamente fantástica.

El pescador había salido a la mar como un día cualquiera. Era un pescador experimentado, pero justo ese día no pudo evitar que el barco zozobrara. Él consiguió mantenerse en la borda pero su perro Jack cayó al agua.

El pescador creyó que había perdido a su adorado amigo para siempre. El hombre nadó hasta el muelle y esperó a que el servicio de rescate remolcase el barco. A medida que se acercaban a la orilla, empezó a comprender lo que realmente había sucedido.

Pero cuando vi lo que quedaba en el barco, el hombre se quedó sin palabras.

© Facebook

¡Jack no había caído al agua! Estaba en el barco y se encontraba bien a pesar de las circunstancias. Un canal de televisión – 9 News Perth – se había acercado al muelle para seguir en directo lo sucedido. Y entonces sus cámaras captaron un momento de intenso y puro amor.

Esa fantástica escena en la que el hombre da saltos de alegría y felicidad muestra exactamente lo que muchos de nosotros hubiéramos sentido en ese momento.

Mira el vídeo y entenderás lo que quiero decir:

 

¡Qué absoluta felicidad! Todos los que tenemos perros entendemos el carrusel de emociones por las que este hombre ha pasado.

¡Comparte y difunde amor por internet . Porque esto es, mis queridos, amigos, amor!