Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Este truco te dirá si la miel que compras es falsa

No hay duda de que la miel es un gran alimento. Cuando es pura y fresca, la miel contiene sustancias que han demostrado ser capaces de matar bacterias que son resistentes a los antibióticos.  Y estudios recientes indican que la miel podría ser usada en un futuro para luchar contra las bacterias.

Desafortunadamente, muchos productos que se etiquetan como "miel" contienen aditivos y son falsificaciones. Más allá de ser falsa, esto significa que esta miel no contiene el polen y las otras sustancias que dan a la miel sus propiedades beneficiosas.

Así que para asegurarte de que tú y tu familia consumen miel de verdad, mira más abajo para saber cómo detectar estas falsificaciones.

Public Domain Pictures

Mucha gente asumiría que los productos etiquetados como miel contienen un 100% de miel y no aditivos, y de hecho eso es lo que dicta la ley en la Unión Europea. Pero análisis hechos a la miel mostraron que gran parte de la miel comprada en las tiendas no es pura.

Más del 75% de la “miel” vendida en las tiendas de países como Estados Unidos contiene aditivos o es aguada, según el grupo Food Safety News. Y la situación en Europa no es mucho mejor.

Una reciente investigación llevada a cabo por Vaughn Bryant, profesor de la Universidad de Texas A&M, descubrió que gran parte de las mieles que se venden en supermercados y tiendas está alterada.  Según explicó, estas mieles están siendo ultrafiltradas, en un proceso en el que pierden su polen y donde se elimina cualquier posibilidad de rastrear su origen. 

¿Por qué someter a la miel a un proceso en el que pierde todas sus propiedades? La sospecha es que procede del mercado negro y que fue producida mayormente en China, accediendo al mercado europeo o estadounidense sin pasar los controles pertinentes de calidad.

Cómo los productores engañan a los consumidores:

  • Diluyen la miel con sirope de maíz alto en fructosa y otros endulzantes artificiales.  
  • Alimentan a las abejas con sirope de azúcar para crear una sustancia parecida a la miel que no contiene polen. 
  • Filtran tanto la miel que termina por no contener polen y es imposible rastrear su origen. 
Pixabay

Cómo detectar si una miel es falsa:

1. Pon una cucharada de miel dentro de un vaso con agua. Si la miel se disuelve es que no es real. La miel pura se asienta en el fondo del vaso. 

2. Si tienes yodo en casa, mezcla unas cuantas gotas en un vaso de agua junto con la miel. Si la miel se vuelve azul es que contiene almidón de maíz.

3. Añade algunas gotas de vinagre al vaso de agua y luego añade un poco de miel. Si se forman espuma o burbujas, puede que la miel contenga algo de yeso.

Wikipedia

4. Sumerge una cerilla en la miel y luego restriégala contra una caja de cerillas. Si se enciende es que la miel es pura. 

5. Pon algo de miel en una cuchara y mantenla en alto para ver si la miel cae o no. La miel con agua añadida se caerá de la cuchara, la miel pura permanecerá en ella.

local honey
Shutterstock

No olvides leer la etiqueta y revisar si la miel es alta en sirope de fructuosa (HFC) o glucosa, dos aditivos a menudo empleados para diluir la miel.

Personalmente, recomiendo siempre comprar miel de un productor local si tienes la oportunidad.

Por favor, comparte estas pruebas de detección de miel falsa con tus amigos en Facebook para que no terminen consumiendo miel falsa. 

 
 

Leer más sobre