A médico “se le cae” el bebé prematuro al suelo, le dice a mamá “Está bien, eres joven, tendrás más”

Nos es ninguna casualidad que tengamos un deseo feroz de proteger a los recién nacidos. Es un patrón de la naturaleza, uno está destinado a ayudar a la continuación de nuestra especie y asegurar que los más vulnerables reciban la atención que necesitan.

En pocas palabras, a menudo tenemos mucho cuidado con los recién nacidos porque sabemos que tenemos que serlo.

Por eso es impactante y aterrador que cuando Kristal Amezquita dio a luz a su bebé, la matrona que la atendió lo dejase caer. Pero aún peor, luego le dijo a Kristal que era joven y podría tener más hijos, escribe The Sun.

Crédito: Love What Matters / Kristal Amezquita

Según los informes, el embarazo de Amezquita fue difícil. Tenía solo 21 semanas de embarazo cuando en abril ingresó en la sala de emergencias de partos de un hospital. Los dolores en su estómago se habían vuelto demasiado fuertes para soportar, y las enfermeras rápidamente llamaron a un médico.

Kristal le explicó lo que pasó a Love What Matters: “Me dijo que las membranas de la bolsa de agua sobresalían y que ya estaba goteando agua (técnicamente ya en trabajo de parto, el dolor que estaba experimentando eran contracciones), el agua que Ian necesitaba para sobrevivir estaba saliendo. Dijo que mi cuello uterino se había abierto y la placenta había entrado en contacto con el canal vaginal causando una infección. Estaba a punto de combatir una infección y tenía dos opciones en este momento.

Crédito: Love What Matters / Kristal Amezquita

“Uno: acelerar mi embarazo o dos: dejar que mi cuerpo siguiese su curso. QUÉ MIERDA. Estaba desconsolada, me dolía el corazón, mi mundo estaba destrozado. ¿Cómo pasé de estar tan emocionada a cumplir 21 semanas y ver a mi bebé creciendo en mi barriga para saber que no dejaría el hospital con él?”

Amezquita le dijo al médico que quería tomar la segunda opción. Ella continuó: “Todavía tenía contracciones y se estaban acercando más y más, así que la enfermera me preguntó si quería la epidural. Después de que me pusiesen la epidural llega el catéter.

“Me pusieron el catéter y aproximadamente menos de media hora después me sentía muy incómoda, me dolía y me corazón estaba destrozado. Llamé a la enfermera porque le dije que quería que me quitaran el catéter, lo podía sentir, pero ella dijo que tenía la epidural, así que no debería sentir nada. Mientras ella y la matrona me estaban revisando, rompí aguas. FUE ENTONCES CUANDO ME ENLOQUECÍ POR COMPLETO. Sabía que esto realmente estaba sucediendo, estaba realmente perdiendo a mi bebé.”

Amezquita pronto fue trasladada a otra cama, donde empezó el proceso de dar a luz a su bebé. “Después de dos empujones me preguntaron si lo quería cargar, pero primero querían sacar la placenta”, explicó Amezquita.

El pequeño estaba muerto.

Crédito: Love What Matters / Kristal Amezquita

“Estaba en shock, la matrona que me ayudó a dar a luz a Ian lo dejó caer cuando salió y me dijo: ‘Está bien, eres joven, tendrás más, TÚ estás bien’. ¡¿Cómo puedes decir que estoy bien cuando acabo de perder a mi hijo?! No podía creer lo que acababa de pasar.”

“Mi mamá dijo que sintió como si lo fuesen a tirar a la basura – pensando en la forma en que la matrona trató a Ian. Como Ian era tan pequeño, como que se deslizó y no pudieron atraparlo.”

Ian pesó solo 0.3 kilos.

Amezquita contó: “Nunca será olvidado y siempre estará en nuestros pensamientos y oraciones. Sé que está en mi corazón y eso me da consuelo.”

Kristal, lamentamos mucho tu pérdida, y lo sentimos aún más por la aparente falta de buena práctica profesional.

Descansa en paz, pequeño Ian. Comparte este artículo en Facebook para mandar tus pensamientos y oraciones.