Afligida mamá llora hasta quedarse dormida tras perder a hijo, luego despierta y halla al otro hijo muerto

Como madre, no hay nada que tema tanto como perder a uno de mis hijos. Desde el momento en que los di a luz, he luchado con el temor de que algún día les pase algo antes de que yo misma fallezca.

Es por eso que tengo la más profunda empatía por cualquier padre que haya sobrevivido a su hijo. El dolor debe ser demasiado profundo para comprenderlo adecuadamente, pero al menos puedo entender sus orígenes.

Sin embargo, lo que Rosemary Davies experimentó, ni siquiera puedo imaginarlo. Según reportes, la muerte de su hijo, Scott Bellies, de 29 años, la golpeó con fuerza. Ella sollozó hasta caer dormida esa noche, solo para despertarse y enterarse de que su segundo hijo también había muerto.

Rosemary, de Gales, estaba profundamente angustiada cuando perdió a su hijo, Scott, por una presunta sobredosis de drogas. Era un trabajador de una fábrica que durante mucho tiempo había considerado apuntarse a rehabilitación. Lamentablemente, nunca lo hizo.

Al enterarse de la noticia, el hermano mayor de Scott, Robert, fue corriendo a casa de Rosemary para consolarla. Los dos se quedaron despiertos hasta las primeras horas de la mañana antes de que Rosemary subiera, dejando a Robert y su novia durmiendo en la sala de estar.

“Hablamos hasta las 2 de la mañana, luego me fui a la cama”, dijo Rosemary. A las 5 a.m. estaba llorando en mi cama, tratando de no despertar a nadie mientras Bobby y Fallon dormían abajo en el sofá cama.”

“Pero a las 7.55 a.m., escuché a Fallon gritar y bajé las escaleras para ver cómo sangre espesa salía de la boca de Bobby, y él estaba frío al tacto”.

Los paramédicos, junto con el padrastro de Robert, lucharon por salvar su vida, pero no fue así.

“Me encontré gritando en la calle afuera. No podía creer que había perdido a mi otro niño”, continuó Rosemary.

“La noche de la muerte de Scott resultó ser la víspera de la muerte de Robert”.

La lucha por seguir adelante

Rosemary tiene otros tres hijos, pero dice que nunca podrá olvidar a Scott y Robert.

“Tomé sus manos para hacer todo lo que tenían que hacer, y la mayoría de las veces me tenían envuelta alrededor de sus pequeños dedos”, explicó.

” … A pesar de que Bobby estaba establecido con Fallon y estaba en un buen lugar mentalmente, todavía venía a verme para su almuerzo del domingo y todos los jueves.”

Se celebró un funeral conjunto para los dos hijos de Rosemary. “No sé cómo lo hicieron, porque después de que bajaron un ataúd tuvieron que volver al pasillo para cargar el otro. Fue desgarrador.”

Rosemary también admitió que tenía ganas de saltar a la tumba con ellos, pero está sacando fuerzas del hijo de Scott, Leo, de 6 años.

“Mi corazón está roto pero él lo va a llenar. Soy su tutora legal, Scott lo adoraba, al igual que su tío Bobby. Leo ha perdido tanto a su papá como a un tío muy cercano. Lo amaba tanto y siempre lo llevaba al parque a jugar un partido de fútbol.”

Esas trágicas pérdidas son terriblemente difíciles de manejar, y mucho menos dos en tan poco tiempo.

Rosemary, mi corazón está contigo. Espero que encuentres consuelo para ayudar a dar forma a la vida de Leo.

Comparte este artículo para recordar a los demás que nunca den las vidas de sus seres queridos por sentado.