El beso de su novio la mató, minutos más tarde la madre descubre sus dos grandes errores

En octubre del año 2012, el destino le jugó una mala pasada a la familia Ducré, de Canadá. A las 12 de la noche, a Michelina, la madre, le sonó el teléfono y al responder le comunicaron que su hija estaba al borde de la muerte. Myriam Ducré-Lemay de 20 años, había sido llevada de inmediato al hospital.

No sabían si iba a sobrevivir.

Micheline quedó devastada al oír en detalle las últimas horas de la vida de su hija en esa terrible noche de hace cinco años. Ella espera que ese trágico destino de su familia no se vuelva a repetir para que otras familias no tengan que pasar por la misma pesadilla.

La vida de esta mujer se rompió en mil pedazos cuando su hija Myriam murió trágicamente, hace cinco años. Transcurridos cinco años de este terrible día, y con la distancia que esto implica, ella quiere contar la historia de su hija para evitarles a otros el mismo destino.

Myriam era un mujer guapa y llena de vida. Encontró a un chico que la hacía feliz y le contó a su madre que estaba enamorada. Estaban en casa de él esa noche. Tenían hambre y decidieron comer algo antes de irse a la cama. Antes de dormir se besaron varias veces, estaban felices y enamorados. Pero Myriam no consiguió dormirse. Comenzó a encontrarse mal y a tener dificultad para respirar.

Entonces tomó su inhalador para el asma y trató de respirar, pero no ayudó mucho. La presión en el pecho era constante.

Myriam preguntó a su novio si había comido algo que contuviera cacahuetes y este comentó haber tomado un sándwich con crema de cacahuetes. Ella le pidió que llamara urgentemente a una ambulancia de inmediato.

La ambulancia llegó en ocho minutos pero Myriam ya había perdido la consciencia. Su madre explica a Telegrah que muy desfortunadamente Myriam no había comunicado a su novio que era alérgica a los cacahuetes.

Nadie pudo salvarla. Su cerebro había perdido mucho oxígeno durante un largo periodo de tiempo y desgraciadamente murió. Varios años han pasado ya de esta tragedia. Micheline, su madre, ha pasado el duelo y ahora puede salir a contar la historia de su hija. No quiere que otros tengan que pasar por la misma pesadilla.

Ella opina que dos cosas hubieran salvado a su hija aquella noche: Un importante símbolo de alerta, como un brazalete o pulsera de alerta médica que advirtiera que la chica era alérgica. Y su inyección de adrenalina. Si Myriam hubiera tenido el brazalete, el novio hubiera sabido inmediatamente lo que la ocurría. Sin embargo, su relación era demasiado reciente como para que él supiera de la fuerte alergia de su novia.

El médico Christine McCusker señala lo importante que es tener informado de nuestras alergias y enfermedades a nuestras parejas para que en el caso de que algún percance ocurra, ellos pudieran reaccionar.

“Tu partida, rápida y trágica no ha sido en vano. Es absolutamente necesario que la información y la plena conciencia de ello circulen continuamente para poder salvar vidas” escribe la madre en el Facebook.

Youtube

Ella anima a todos a llevar una pulsera de estas características. Que no se avergüencen de hablar sobre ello. Debe eliminarse ese sentimiento de vergüenza entorno al brazalete y a la enfermedad.

“Difunde esto para salvar más vidas”, escribe la madre. “Infórmate e informa a los demás y te protegerás”.

Comparte esta información. ¡Recuerda lo importante que es que tus seres queridos sepan de tus alergias y enfermedades!

Descanse en paz, Myriam.