Conductor enfurece cuando una moto lo choca, mira hacia el asfalto y se pone a llorar directamente

Siempre puedes sustituir algo perdido, pero nunca el amor o el respeto que tenías por alguien. 

Es algo que Sayd Omar Morale Akmad carga con él cada día... Desde el día en que su coche fue golpeado por una motocicleta.

Lo que Sayd hizo después no sólo ha conmovido a la comunidad sino al mundo entero. Es una historia que demuestra que podemos aprender los unos de los otros.

Sayd Omar Morale Akmad conducía por el denso tráfico de filipinas cuando de repente una motocicleta lo golpeó por detrás. 

El choque dejó un gran rasguño en la parte trasera de su coche, estaba furioso y se dispuso a gritar al tipo que conducía la moto.

Pero entonces vio lo que había junto a la moto caída: una gran bolsa de arroz.

ris2.jpg
© Sayd Omar Morales Akmad/Facebook

Resulta que el motociclista que chocó con él era un pobre pescador que se dirigía a casa para alimentar con arroz a su familia hambrienta.

Sayd se dio cuenta de que ahora el pescador y su familia no podrían comer porque la bolsa de arroz estaba toda tirada en la ruta.

Por lo tanto, cuando la policía llegó al lugar y el motociclista asumió la culpa y quiso pagar por los daños sayd dijo “no”.

ris3.jpg
© Sayd Omar Morales Akmad/Facebook

Sayd sabía que a pesar del rasguño en su coche, tenía mucha más suerte en la vida que aquel pescador. Por tanto no sólo rechazó recibir ningún dinero sino que fue más allá. 

Para sopresa de los allí presentes, Sayd abrió su cartera y le dio dinero al pescador. Sayd quería que pudiera alimentar a su familia.

El pescador rompió en llanto y agradeció a Sayd su generosidad y amabilidad. pero Sayd dijo que tenía que agradecérselo sólo a su abuela. Hace años ella compartió esta sabiduría con él: “Siempre puedes reemplazar cosas perdidas, pero no el respeto y el amor de otros”, lo que él compartió en Facebook.

© Sayd Omar Morales Akmad/Facebook

Estoy conmovida por el hecho de que este conductor haya renunciado a recibir ninguna compensación y decidiera a ayudar a alguien que lo necesitaba.

¡Por favor, considera compartir esta bella historia!