Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Da de mamar a su bebé en un café – entonces una desconocida deja una nota que la hace romper a llorar

Hay muchas personas que dicen que al amamantar se crea un vínculo muy fuerte entre madre e hijo. La madre de esta historia está de acuerdo. 

La mujer daba de mamar a su hija en un restaurante, y cuando le llegó la comida que había pedido, vio que había también una nota. 

Cuando la leyó, no pudo evitar que las lágrimas acudieran a sus ojos y llamó a la camarera. 

Siempre hay un gran debate sobre si una madre debe dar de mamar a su bebé en público o no, un debate del que, personalmente yo, estoy un poco cansada. Yo creo que es natural que una madre dé de comer a su hijo en un lugar público, si la necesidad así lo requiere. Y precisamente eso es lo que hizo Isabelle, quien no se lo pensó para darle de mamar a su hija en un restaurante cuando fue necesario.

Bildkälla: Youtube/Sevennews

Isabelle estaba en un restaurante con su hija de 10 meses, Charlotte, y mientras esperaba a que la atendieran, se dispuso a dar de mamar a su hija,Charlotte. 

Mientras amamantaba a su pequeña, pidió su comida. Unos minutos después la camarera volvió con su comida, pero había algo más junto a su plato. 

Una pequeña nota que Isabelle desplegó. Al leerla no pudo contener las lágrimas. 

Bildkälla: Youtube/Sevennews

La camarera, Erica, había visto a Isabelle amamantar a su hija y reaccionó invitándola a su comida, algo que tenía permitido hacer, hasta 3 veces al día, a personas que pensase que se lo merecían. El mensaje decía: 

“Gracias por amamantar aquí. Todo mi amor y respeto.” escribió Erica.

Bildkälla: Youtube/Sevennews

Isabelle no pudo contener las lágrimas de alegría y felicidad. 

“Yo pienso que es muy importante compartir esto porque he estado muy preocupada, durante todo este periodo, por que alguien viniese a mí a decirme algo negativo. Recibir una reacción tan positiva, cara a cara, me ha parecido maravilloso”, cuenta Isabelle a Fox.

Isabelle guardó la nota y la saca cada vez que tiene un mal momento. Nu sabes nunca por lo que un desconocido está pasando, pero a veces un pequeño gesto puede hacer a alguien muy feliz en un momento, como le ocurrió a Isabelle. 

Ésta me parece una historia muy bonita, y creo que todas las madres deberían tener derecho a dar de mamar a sus hijos cuando y donde quieran. ¡Comparte esta historia si estás de acuerdo!