El hombre más viejo del mundo con síndrome de Down celebra su cumpleaños 77 años

Aunque el mundo en general ha dado grandes pasos para reconocer que las personas con síndrome de Down no son diferentes al resto de la persona, su condición aún presenta desafíos.

Sigue habiendo demasiadas personas que menosprecian a las personas con síndrome de Down, creyendo que no pueden hacer todos los días cosas como mantener un trabajo o graduarse en la universidad.

Por supuesto, vivir con síndrome de Down hace que ciertas cosas sean diferentes, pero las personas que tienen el síndrome solo quieren ser tratadas de igual manera que los demás.

Un hombre, Kenny Cridge, que sabe mucho sobre esto acaba de cumplir 77 años. Y ahora ha entrado en el Libro Guinness de los récords como el hombre más viejo del mundo con síndrome de Down.

 

YouTube / RT

Nadie puede decir que  Kenny Cridge no es un luchador. Nació junto con su hermana gemela Dorothy, en 1939, pero en un principio pensaron que había nacido muerto. Los doctores atendieron a su hermana Dorothy y el pequeño Kenny tuvo que llorar para llamar su atención.

Tras su nacimiento a Kenny le dieron tan solo 12 años de vida. Sabiendo que el síndrome de Down no estaba muy establecido en1939, y que los que nacían con esa condición no eran tratados de la misma manera que ahora, se pensaba que no viviría mucho.

YouTube / RT

Sin embargo Kenny ha conseguido vivir una vida más allá de las expectativas de cualquiera. Ha sobrevivido a su hermana que murió hace unos años en el 2008. Kenny ha entrado a formar parte del Libro Guinness de los récords como el hombre vivo más anciano con síndrome de Down.

Actualmente el hombre de 77 años vive en una residencia donde recibe todos los cuidados que necesita, mientras vive la vida con toda la intensidad que puede. Sus cuidadores profesionales estuvieron presentes recientemente, junto con otros miembros de su familia, para ofrecerle un 77 cumpleaños para recordar, lleno de globos y regalos.

Lo que más le gusta a Kenny es tocar la armónica, hacer bromas con amigos, y disfrutar de las cosas dulces. Ann Nicholson, directora del centro donde vive en Somerset, Inglaterra, dice que es muy popular entre el personal.

“Kenny puede alegrar el día a cualquiera con su sonrisa y su risa”, dice Ana.

Feliz cumpleaños, Kenny, y por muchos años más. 

Si deseas lo mejor para Kenny, comparte su historia en Facebook.