Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Padre cree que acosadores dejaron en paz a su hija – entonces abre la puerta y ve algo terrible

Cuando Julia Derbyshire tenía solo cuatro años, su familia emigró a EEUU. Pero después de unos años, sus padres decidieron divorciarse y su papá regresó a Gran Bretaña, por lo que Julie se quedó con su madre.

Cuando Julie llegó a la adolescencia comenzó a hablar con un amigo cercano sobre sus sentimientos.

Lo que esta chica inocente de 12 años no sabía era que la confianza que había depositado en su amigo iba a ser traicionada, algo que luego tendría consecuencias terribles.

Facebook/JuliaDerbyshire

Desde el momento en que se atrevió a abrirse, el acoso comenzó, tanto físico como psicológico. Después de dos años empeoró tanto que los padres de Julie decidieron que lo mejor para ella era que se mudara con su papá a Gran Bretaña.

Los padres pensaron que la agonía terminaría para Julie y que podría comenzar de nuevo y sentirse mejor.

Pero la pesadilla no había terminado, sus viejos compañeros del colegio no se rindieron, y siguieron acosándola a través de las redes sociales.

Facebook/AdrianDerbyshire

Trató de ocultar su dolor, pero por dentro cada vez estaba más destrozada.

Hasta que comenzó a escribir en un grupo de internet de jóvenes que hablaban de suicidarse.

Una noche, Adrian, el padre de Julia, llegó a casa e hizo un descubrimiento terrible: Julia había tratado de ahorcarse.

Trató de revivir a su hija, pero estaba tan mal que tuvo que llamar a una ambulancia. Una vez en el hospital, la llevaron directamente a cuidados intensivos y los médicos trabajaron duro para tratar de salvar a la niña.

Facebook/AdrianDerbyshire

Después de cinco días, Adrian recibió la noticia de que ya no había esperanza para su hija, jamás iba a despertar de nuevo.

En el hospital, tuvo que tomar una decisión que ningún padre debe tener que tomar, dio su consentimiento para que los médicos apagaran las máquinas que mantenían a su hija con vida.

Cuando se apagaron las máquinas, Julia pronto dejó de respirar, Adrian estuvo constantemente a su lado. Julia murió con solo 16 años.

Facebook/AdrianDerbyshire

En el hospital había tomado fotos de su hija, pero el dolor era demasiado intenso como para mirarlas.

Pero dos años después de su muerte, decidió compartir la historia de Julia.

Esto es lo que escribió:

”Es increíblemente difícil para mí publicar estas fotos, me hacen recordar todo, cuando las veo me siento muy mal.”

Después de la muerte de mi hija he querido llamar la atención sobre las consecuencias que puede tener el acoso virtual y evitar que esto suceda de nuevo.

”En vez de celebrar el decimoctavo cumpleaños de Julia, dejo flores en su tumba.”

Facebook/AdrianDerbyshire

Después de haber publicado las imágenes, ha tenido muchas reacciones, muchas familias que pasaron por el mismo tipo de experiencia lo han contactado para agradecerle.

El caso de Julia es un ejemplo muy trágico de cuán lejos puede ir el acoso a través de las redes sociales.

A pesar de ser muy fuerte para Adrian, de todas formas quiere llamar la atención sobre este problema para evitar que ocurra de nuevo.

Facebook/AdrianDerbyshire

Comparte la historia de Julia para que más personas entiendan el daño que causa el acoso a través de las redes sociales.

Si quieres ver más artículos como este ponle "me gusta" al botón de abajo.