Su esposo la deja tras quedar en silla de ruedas – entonces el verdadero amor llama a su puerta

La vida de Riona Kelly sufrió un dramático giro en 2015. Ese año sufrió un infarto medular que la dejó paralizada de cintura para abajo.

Cinco días después, su marido durante 14 años le pidió el divorcio mientras todavía se encontraba en el hospital.

Una situación semejante habría hundido a muchas personas. Sin embargo, esta inspiradora mujer sacó fuerzas del amor por sus hijos y siguió adelante.

De alguna forma la vida la recompensó con volver a caminar y vivir un apasionado romance.

“Cuando me pidió el divorcio, me quedé totalmente sola”, dijo Riona al Daily Mail.

Según su ex esposo, le pidió el divorcio justo la mañana del día en que su frió el infarto.

De cualquier modo, Riona se vio sola cuando los médicos le dijeron que no volvería a caminar.

Esta madre se negó a creerlo y se propuso demostrarles que estaban equivocados. Cuenta que lo hizo por sus hijos.

Entonces decidió hacer una petición en Facebook buscando a alguien que la ayudara y así es como terminó contratando al exjugador de rugby de 31 años, Keith Mason.

Ocho semanas después, Riona volvía a caminar y en ese increíble proceso floreció el amor entre ella y su entranador.

Keith y Riona son pareja desde entonces, él la ayuda a criar a sus cuatro hijos Leighnara, Caleb, Izabela y Logan, junto con la hija de él, Kalani.

Y en septiembre, la feliz pareja anunció que ambos están esperando a su primer hijo en común, informó the Examiner.

¡Estoy tan feliz de que todo terminara bien para esta madre! Todo gracias a su gran determinación y fortaleza.

Por favor, considera compartir esta increíble historia de amor y superación con tus amigos. Siempre hay esperanza.