Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Estas amigas no se habían visto en 80 años. Ahora se han reencontrado en la residencia de ancianos.

Esta historia me ha llegado al corazón. Dos amigas casi centenarias se separaron durante la Segunda Guerra Mundial. Ahora se vuelto a reencontrar, por casualidad, en una residencia de ancianos. Ésta es una buena prueba de que la verdadera amistad siempre sobrevive.

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Peggy tiene 97 años y Beryl 95. Las dos acabaron, por casualidad, en la misma residencia de ancianos. Las dos mujeres había sido mejores amigas cuando eran adolescentes, hace casi 80 años. A pesar de no haberse visto durante tanto tiempo, se reconocieron la una a la otra directamente. 

Las dos son de Northfleet, en Reino Unido. Se conocieron cuando tenían 14 años y las dos trabajaban en la fábrica de cables Henleys.

Las dos eran parte del club de ciclismo de la empresa y fueron de vacaciones juntas en viajes del club. Fue el inicio de una amista que tendría que haber durado toda la vida. Pero entonces llegó la guerra. 

– Nos lo pasamos muy bien juntas, pero perdimos el contacto debido a la guerra y nunca más nos volvimos a ver. Yo me casé en 1941 y tuve a mi primer hijo. Nuestras vidas siguieron por distintos caminos durante la guerra y perdimos el contacto, explica Peggy al periódico  Metro.

Las dos chicas se convirtieron en mujeres, mamás y tuvieron sus respectivas familias. 

Pero ahora, 80 años después, sus caminos se han vuelto a cruzar. 

Peggy se quedó en shock cuando reconoció a su vieja amiga en la residencia en la que ambas viven ahora. 

– No podía creer que fuese verdad cuando llegó y la reconocí tan rápido, cuenta a Metro, y continúa: 

– Después de todos estos años. Es un milagro.

Ahora, cuando se han vuelto a encontrar, las amigas recuperan el tiempo perdido, y dicen que su amistad no ha cambiada nada. 

¿No es una historia fantástica de amistad? ¡Compártela!