Granjeros permanecen en silencio en subasta para que joven pueda volver a comprar la granja de su familia

Todas las familias tienen su historia – unas más positivas que otras.

Aunque no siempre es el caso hoy en día, los niños heredaban durante mucho tiempo las pertenencias familiares, y por supuesto, los lugares de residencia.

Y es común heredar todo lo que perteneció a tu familia generación tras generación; y poder elegir tu forma de vida no siempre es una opción.

Si tu padre era zapatero, tú también debías serlo. Debías gestionar la empresa familiar, con todas las pertenencias y ser responsable hasta que tus propios hijos se hicieran cargo del mismo.

David vive en Nebraska, EEUU. Desde que recuerda, sus antepasados y familia, generación tras generación, han sido granjeros y la tierra en la que viven les pertenecen desde hace décadas.

Y así debería haber sido también para David. Pero un día, una desafortunada decisión hizo que la tierra llegara a un pariente que no tenía en mente garantizar los mejores intereses de la familia.

Los 80 acres de tierra de la familia de David se vendieron a un pariente lejano y la propiedad de la familia desapareció. Lo que se había transmitido durante décadas construyendo se desvaneció en una interacción bancaria de una fracción de segundo.

A lo largo de su vida, David soñaba con recuperar de alguna manera las tierras de la familia y reconstruir el negocio.

Varios años después de perder la tierra familiar, ésta apareció de repente en una subasta. David y su padre decidieron hacer todo lo que estuviera en sus manos para recuperar las tierras, informa goodnewsnetwork.com.

Pasaron días y noches sin dormir tratando de encontrar la manera de poder reclamar sus tierras. Pero cuando llegó finalmente el día de la subasta, se quedaron muy decepcionados: cerca de 200 granjeros estaban allí presentes. David y su padre sintieron que las posibilidades de volver a recuperar las tierras de su familia eran escasas o nulas.

Bondgård
Flickr

Sin embargo trataron de dar lo mejor de sí. Cuando el subastador anunció sus tierras, inmediatamente hicieron su oferta y contuvieron la respiración.

La suya fue la primera oferta. David y su padre esperaron nerviosos para ver quién era el que ofertaba a continuación. Pero de repente, la sala se quedó en silencio.

David no entendía lo que estaba ocurriendo. Incluso el subastador estaba estupefacto. Hizo nuevos intentos para que se presentaran nuevas ofertas, pero la sala se mantuvo en silencio. Aturdido, pidió un descanso.

Se volvieron a reunir – tres veces – y en ninguna de ellas los granjeros presentaron otras ofertas

El subastador no tenía elección, y con un golpe de martillo otorgó las tierras a David y su familia.

Una sola explicación: respeto

Auktion

Era como un milagro. El milagro de 200 granjeros de Nebraska, EEUU – cada uno de ellos sabía que hacían lo correcto.

David pudo finalmente escribir un feliz capítulo en el libro de la historia de su familia.

David, recuerda hoy la subasta que tuvo lugar en el 2011, como si fuera ayer.

“He tenido dos días profundamente maravillosos en mi vida. El primero fue el día en que nació mi hijo. El segundo fue ese día inolvidable en la Casa de Subastas”, dijo.

Es una historia conmovedora. Mucha gente que ni siquiera conocía a David personalmente sabía lo mucho que significaban estas tierras para él y su familia. Este gesto me llegó al corazón. Sin su ayuda, David y su padre nunca hubieran recuperado lo que una vez fue suyo. 

¡Comparte para elogiar a todos los granjeros que decidieron con el corazón y no con sus bolsillos!