Hombre de 31 años de edad invita a una vecina enferma de 89 años a mudarse con él

¿Conoces bien a tu vecino? Lo conoces tan bien como para invitarlo a mudarse a tu casa. ¿Lo invitarías a vivir contigo?

En 2013, Chris Salvatore se mudó al otro lado del pasillo de Norma Cook, una mujer de 85 años y su gato, Hermes. Los dos siempre se saludaban, pero una vez que Salvatore se presentó a la mujer, estos se hicieron buenos amigos rápidamente.

De hecho, se hicieron tan buenos amigos que cuando Norma estaba ya a punto de morir y necesitaba atención constante, Salvatore, un actor de 31 años, le pidió que se mudara con él.

Cuando Norma cumplió 89 años, su salud comenzó a deteriorarse rápidamente. Tras una estancia en el hospital, Salvatore se enteró de que no se le permitiría a Cook regresar a su hogar a menos que tuviera una atención constante. Sin ningún hijo o familiar cerca, estaba perdida.

Salvatore se metió en internet y creó una página GoFundMe para ayudar a Cook. Tras probar los dos amigos algún personal de asistencia, el vecino de 31 años se dio cuenta de que tendría que hacer algo más.

“La única opción era que ella ingresara al hospital”, le dijo a TODAY. “Y yo no podía hacerle eso a alguien que es como mi propia abuela”.

E invitó a Cook a mudarse a su apartamento.

“Estoy tan feliz de poder ofrecer este regalo a mi vecina y que pueda vivir los últimos días de su vida en casa” dijo Salvatore a GoFundMe. “No puedo imaginarme lo que es pasar el final de tu vida en un hospital sin tus amigos o mascotas”.

Y resultó que congeniaron los dos muy bien como compañeros de piso.

“Vemos siempre las noticias juntos” dijo Cook a TODAY. “Conversamos mucho y tomamos Champagne y frutos secos”

Desafortunadamente, el 15 de febrero de 2017, Cook falleció. Salvatore compartió las tristes noticias en Instagram, donde generalmente compartía las aventuras de la pareja.

“Ella me consideraba el nieto que nunca tuvo” comentó Salvatore

Salvatore no tenía obligación de ayudar a Cook, pero este no podía soportar ver como ella debía pasar los últimos días de su vida sola sin nadie que la quisiera.

Comparte este artículo si piensas que deberíamos todos ser un poco como Salvatore.