Joven se queja de dolor de estómago en el colegio, muere solo dos horas después

Es la pesadilla de cualquier padre: enviar a sus hijos a la escuela para que les avisen diciendo que algo malo les ha pasado.

Entonces piensa en los padres de Josh Gray, un adolescente de 17 años, que fue a la enfermería del Instituto Pearland en Texas, por tener dolor de estómago.

Dos horas más tarde, el adolescente, que era un muchacho activo y saludable, estaba muerto…

Cuando el joven de 17 años, Josh Gray, comenzó a sentirse mal, hizo lo que cualquier muchacho responsable debía hacer, ir de inmediato a la enfermería.

GoFundMe / Josh Gray

Trágicamente, dos horas más tarde había muerto. Los médicos confirmaron la ruptura de la arteria que va al páncreas. La hemorragia no se pudo detener y el adolescente murió.

“Se marchó a la escuela ayer por la mañana – normal, alegre – y de repente le comenzó a doler el estómago y en dos horas había desaparecido y ya no estaba con nosotros”, contó Laurie Gray, la madre de Josh a KHOU.

Antes de su prematura muerte, Josh estaba planeando un viaje. Sin embargo no lo pudo realizar y tras la tragedia, sus amigos planearon participar en su memoria.

“Josh quería a la gente por lo que era”, dijo su amigo Austin Hurst.

Soy muy ruidoso y molesto; pero él me quería así. Quiero decir, él nos quería a todos exactamente por lo que éramos. Y esa era la mejor parte de estar con Josh; todos podíamos ser uno mismo “.

Todos sus seres queridos han creado una página para organizar un fondo, que ayude a cubrir el coste de su muerte súbita. Parte de lo donado irá también a la financiación de enfermedades raras. Y el fondo ha conseguido ya recaudar más de 35.000 dólares.

La página dice: “Con enorme pesar y en completo estado de shock los amigos y la familia de Josh intentan adaptarse a su muerte. La familia Grey siempre es la primera en interceder y ofrecer su apoyo cuando otra persona amada está en apuros. Bueno, ahora es su turno”.

“Si bien no hay nada que se pueda decir o hacer para mitigar el dolor, nos gustaría abrir una cuenta para que la gente pueda dar lo que esté en disposición y así esta familia tenga una cosa menos en que pensar durante este tiempo”.

La repentina pérdida de Josh sin duda ha afectado enormemente a su familia y amigos, y todo lo que podemos hacer ahora es orar por ellos en los momentos más difíciles. Solamente recordar con lo sucedido, que la vida es corta y cruelmente impredecible. Vive cada día como si fuera el último, y siempre recuerda ser bondadoso como te gusta que la gente lo fuera. Nunca se sabe, quizás no tengas otra oportunidad.

Por favor comparte este artículo para darle la relevancia que se merece este artículo.

¡Nunca se sabe, a lo mejor terminas salvando una vida!