Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

La acción secreta del pediatra es elogiada por miles de padres

No hay muchas personas a quienes les guste visitar un hospital. La razón es obvia. Uno está en un hospital porque o bien se está enfermo o bien alguien cercano está enfermo. Y esto conlleva intranquilidad y dolor.

Para los niños, la visita a un hospital es mucho más inquietante. Por ello es necesario que su mamá o su papá estén cerca dándoles la mano o consolándolos cuando están intranquilos. 

Pero a veces hay algo más sin saberlo. Cuando a un pequeño de Wisconsin se le iba a intervenir quirúrgicamente, el cirujano decidió realizar otra intervención más - sin conocimiento de los padres. 

El doctor Groth del Hospital para niños de Wisconsin, era el cirujano responsable de la operación del niño. Una vez finalizada la intervención, decidió también operar al mejor amigo del pequeño, su peluche.

“Nuestros médicos, enfermeras y personal se esmeran para que los niños se sientan seguros. A veces operan a sus peluches, otras veces se disfrazan de sus personajes favoritos y así hacen que los pequeños se sientan mejor”, escribe el hospital en su página facebook. 

Los padres se sorprendieron  al ver lo que los doctores hicieron por su hijo. Ahora el niño no necesita estar solo en el hospital tras la operación. Tanto su amigo, el peluche, como él necesitan reponerse juntos en el hospital. 

No es la primera vez que un peluche ha recibido asistencia en este hospital de Wisconsin. El doctor Groth, de hecho, ha puesto una escayola en la pierna del peluche e incluso le ha hecho radiografías.

“Mi hija tuvo que visitar el hospital para que le escayolaran su pierna rota, y su peluche salió de allí también con una pierna escayolada”, cuenta la madre, quien conoce también al doctor Groth. 

“¡Sí, debe de ser el mismo doctor que cosió el osito de mi hijo la semana pasada! Había llegado con una cinta adhesiva (ya que se le estaba saliendo el relleno y esta madre no sabe coserlo). ¡Cuando llegamos a casa el mono estaba cosido. Muchas gracias doctor Groth! Significa mucho para nosotros todo lo que ha hecho”, escribe la madre. 

Muchos padres comparten sus experiencias tras visitar al doctor Groth en el Hospital Infantil de Wisconsin. Y uno no puede evitar sonreír cuando ve lo que ha hecho con los peluches de sus hijos.  

Estoy emocionada. El doctor Groth estudió en la universidad de medicina para aprender a curar a las personas, pero en algún momento también ha aprendido a cómo hacer nuevamente feliz a un niño.

¡Comparte esta tierna historia con tus amigos si tú también te has emocionado!