Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

La iban a obligar a casarse con 10 años. 1 semana antes de la boda hizo algo que nadie se esperaba.

Muchas niñas siguen siendo forzadas a casarse en algunos países. Una barbarie que conlleva terribles consecuencias que, en la mayoría de los casos, desconocemos porque las propias familias son cómplices de este crimen. Pero a veces surgen voces valientes que se atreven a contarlo y denunciarlo. Una de sus víctimas, Nada Al-Ahdal, de Yemen, pudo escapar y ahora quiere contar su experiencia y difundir un mensaje por todo el mundo.

Nada Al-Ahdal tenía 10 años cuando la intentaron casar con un hombre de 26. Sus padres habían pagado 2000 dólares a la familia del novio como dote.

Fuente de foto

novias

La niña cuenta en una entrevista con MEMRI TV:

“Mis padres me dijeron que me iban a comprar un vestido nuevo, que era un juego. Pero no era ningún juego. Me convertí en una sirvienta. Ponen una carga sobre tus hombres más grande de la que puedes soportar.”

Fuente de foto

NADA2

Una semana antes de la boda, Nada se escapó. Consiguió volar adonde vivía su tío. La niña vivió dos años con su tío, Abd Al-salam, y solía pasar los veranos con él. Según cuenta Abd, gracias a ese tiempo que pasaba con él, pudo trabajar en la educación de la niña y esta educación no cayó en saco roto. La niña fue capaz decir no y escapar de la tortura que la esperaba. No así sus hermanas, que han sido casadas desde muy niñas.

Nada explica de forma muy clara por qué escapó:

“Huí del matrimonio y de la ignorancia para poder continuar con mis estudios. No sólo escapé porque me quisieran casar, también porque quería estudiar”.

Cuando le pregunta el presentador del programa si alguien la animó a escapar ella no duda un momento:

“No. Me dije a mí misma que llamaría a mi tío y si él no me ayudaba, llamaría a alguien más y si no ése sería el final de mi vida.” Y dijo a su familia: “Casadme y me suicidaré”.

Fuente de la foto

NADA1

Su tía materna así lo hizo. Se roció de gasolina porque no soportada las palizas con cadenas metálicas que le daba su marido.

Nada escapó y ahora tiene el apoyo de su tío y a toda la prensa a su favor. Pero muchas otras niñas no han tenido la suerte de tener a alguien que las apoye para poder escapar. Por eso la valiente Nada quiere mandar un mensaje importante a todo el mundo árabe:

“¿Es que nadie respeta la inocencia y la infancia? Muchas niñas no pueden escapar, como hice yo, y acaban cometiendo grandes locuras. Muchas deciden lanzarse al mar, ahora están muertas. Eso no debería ser lo normal en la vida de una niña inocente.”

Y termina contando cuál es gran deseo a MEMRI TV:

“Desearía que se creara una organiziación para proteger a los niños, no solo del matrimonio”.

En el siguiente vídeo podéis ver uno de sus mensajes. Es increíble la fuerza con la que habla esta niña, su testimonio es escalofriante:

Le deseamos a Nada toda la suerte del mundo. Estamos seguros de que conseguirá que se cree esa organización y trabajará para que otros niñas y niños puedan seguir siendo niños y se respete su inocencia. Nosotros ponemos nuestro granito de arena para que su caso se conozca y no cerremos los ojos a esta terrible realidad. Compartidlo también para que la de Nada voz llegue a todos los rincones.