Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Madre se arrastra hasta la cama de su hijo para despedirse – se rompe por dentro al descubrir qué lo mató

Ningún padre o madre debería pasar nunca por el trance de enterrar a su hijo. Lamentablemente es algo que ocurre. 

En abril de 2017 Sherri Kent tuvo que decir adiós a su hijo único, Michael, de 22 años. 

Aunque era lo que más deseaba en la vida, no podía salvar a su hijo, pero ahora Sherri espera que su historia pueda ayudar a salvar a otras personas. 

En una emotiva publicación de Facebook, Sherri ha compartido su historia, junto con una foto de ella con su hijo moribundo en la cama del hospital. 

”Mi hijo no era un adicto, pero cometió un error que le costó la vida", escribe esta madre. 

© Facebook/SherriKent

Michael Kent, de Canadá, murió el 21 de marzo, con tan solo 22 años. Tenía toda la vida por delante, pero lamentablemente fue víctima de una siniestra droga llamada Fentanilo. 

Esta droga es muy difícil de dosificar, la diferencia entre obtener el efecto deseado y sufrir una sobredosis es muy pequeña para el que la prueba. 

Según la policía de Calgary, el caso de Michael no es único, tres o cuatro personas mueren al día por esta droga, solo en la provincia canadiense de Alberta. 

© Imgur

Por eso esta madre quiere avisar por Facebook, y es una advertencia no sólo para los padres de Canadá, en todo el mundo hay adolescentes que consumen fentanilo. 

”Yo sólo quiero que todos sepan que mi hijo Michael murió por una sobredosis de fentanilo”, escribe Sherri, y añade: 

“Sólo quiero que todos sepan de esta epidemia que mata entre 5 y 7 personas al día en cada ciudad de Canadá”. 

Según cuenta Sherris, se requiere una sola toma para que pueda ser mortal. 

A su hijo se le acercó un hombre que vendía una sustancia conocida como una heroína realmente fuerte. Al principio, Michael se negó, pero luego decidió aceptar la oferta.

Los dos hombres tomaron la droga en un cuarto de baño, pero cuando Michael comenzó a sentirse mal, lo dejó solo. 

“Cuando llamaron a la ambulancia, era demasiado tarde. Cuando llegaron, su corazón se había parado”, cuenta Sherri. 

© Facebook/SherriKent

”Pude hablar con él en el hospital, tumbarme a su lado y hablar con él”, cuenta Sherri en su publicación de Facebook, y continúa: 

”Yo le conté que aún estaba muy orgulloso de él”. 

Es un pequeño consuelo que la trágica historia de Sherri haya sido compartida más de cien mil veces. 

Esperemos que pueda ayudar a hacer que la gente sea más consciente de los peligros del fentanilo, y pueda hacer que otras personas se abstengan de probar esta droga mortal, o cualquier otra droga peligrosa. 

La historia de Michael no se va a olvidar. ¡Ayúdanos a seguir difundiendo el importante mensaje de esta madre!

 
 

Leer más sobre