Mamá comparte desgarrador momento cuando niña de 5 años cuida a su hermano pequeño con leucemia

Una madre comparte una conmovedora foto de su hija, consolando a su hermano pequeño, enfermo de cáncer, mientras él se inclina sobre el inodoro al sentirse mal.

El pequeño Beckett Burge fue diagnosticado con leucemia linfoblástica, un tipo de cáncer de sangre, cuando tenía solo dos años y desde entonces se ha sometido a una serie de tratamientos complicados.

Según los medios, Beckett recibió quimioterapia, así como transfusiones de sangre y plaquetas, mientras se enfrentaba a esta terrible enfermedad con una fuerza y determinación admirable.

En la fotografía en cuestión, se le puede ver inclinado encima del inodoro, sintiéndose mal, y a su hermana mayor Aubrey, junto a él, apoyándolo en todo momento.

 

The heartbreaking photo of a mother reflects the reality of a child's fight against leukemia – while a dedicated little…

Posted by Jennifer Stewart on Monday, 9 September 2019

La madre Kaitlin Burge, de Princeton, Texas, Estados Unidos, nos cuenta que sus dos hijos han desarrollado un “increíble vínculo” como se puede confirmar en la foto compartida.

Esta madre de tres hijos decidió compartir la imagen para mostrar al mundo lo importante que son los lazos familiares cuando se está pasando por momentos muy duros.

“La niña no entendía lo que estaba sucediendo, pero por su experiencia sabía que cuando estaba enferma, le acariciaríamos la espalda y la ayudábamos a superarlo”, escribió.

“La pequeña se ayudó de su experiencia, e hizo lo mismo. Acarició la espalda de su hermano, le dijo que todo iba a estar bien, limpió su cara y lavó sus manos”. 

“Después, ella  lo llevó también de regreso a la sala de estar y lo sentó en el sofá. Me pidió si podía limpiar el baño, pero le dije que se sentara porque ese no era su trabajo”.

“Ella quiere ayudar y quiere asegurarse de que todo lo que su hermano toca está limpio. Ella es como otro par de ojos”.

Kaitlin continuó hablando sobre el vínculo que existe entre Aubrey y Beckett, y afirmó: “Cuando los veo juntos, por un lado me siento muy feliz pero por otro estoy muy triste. Tienen un vínculo muy fuerte entre ellos. Siempre han estado muy unidos, ella siempre ha cuidado de él.” 

“Una niña de cuatro o cinco años debería estar afuera jugando con sus amigos. Le encanta la gimnasia y tuvimos que dejarlo debido a la carga financiera, ésta se había vuelto muy costosa”.

“Debería salir a hacer gimnasia, correr por el barrio con los niños, jugar en el patio de recreo, nadar en la piscina, pero aquí está cuidando a su hermano”.

“Están muy unidos – siempre jugaban juntos. Él jugaba a las muñecas con ella y ella a los superhéroes con él. La animamos para que salga afuera a hacer cosas, pero prefiere estar cerca de su hermano y verlo”.

Después de pasar más de un mes en el hospital, Beckett vino a casa para celebrar el quinto cumpleaños de su hermana.

Se prevé que el pequeño tenga que enfrentarse a un tratamiento que dure otros dos años. Pero puede estar seguro de que su adorada familia estará siempre a su lado.

!Qué suerte tener una hermana tan cariñosa y amable como Aubrey!

Comparte este artículo si la foto te ha devuelto algo de tu confianza en los humanos.