Más de 100 empleados del hospital se alinean en pasillo para honrar a enfermera fallecida que donó sus órganos – a elogiarla

Las enfermeras hacen un trabajo increíble. Sin embargo, algunas personas continúan menospreciando su profesión.

Normalmente son esas personas que piensan que los médicos son los únicos héroes en el cuidado de la salud, por lo que pasan por alto a las enfermeras y a los auxiliares de enfermería.

Pero el trabajo de las enfermeras va mucho más allá de ser insignificante, y ellas van mucho más allá de la llamada a su deber profesional cada día.

La enfermera de Pennsylvania Mary Desin, de 58 años, es un claro ejemplo de este tipo de héroes.

Mary Desin dedicó sus 30 años de carrera profesional a salvar a pacientes necesitados. Desgraciadamente falleció hace poco, a los 58 años de edad.

E incluso después de su trágica muerte, ella quería continuar salvando vidas. Como donante de órganos recibió una conmovedora despedida final de sus colegas.

Según ABC News, Mary Desin murió el 31 de mayo de un aneurisma cerebral. Muchos la lloraron y sus colegas del hospital Hamot del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh en Erie, que se habían convertido en una familia para Mary, quedaron devastados.

UPMC Hamot

La voluntad de Mary era convertirse en donante de órganos, y tras su muerte, más de 100 empleados del hospital se alinearon en los pasillos para rendir homenaje a su colega mientras la llevaban en una cama de hospital a la sala de operaciones. Su hígado y riñones iba a ser donados.

“Fue extremadamente emocionante”, comenta el hijo de Mary, Matthew James Desin, a Good Morning America.

“Casi todo el mundo estaba llorando. Personas que ni siquiera conocía se me acercaron y me dijeron cuánto la querían y cuanto les ayudó a avanzar en su carrera”.

La familia no se esperaba una respuesta tan intensa por parte de los colegas de Mary en el hospital.

“Esperaba que estuvieran allí 20 personas de su época como enfermera y de su puesto actual”, dijo Matthew James Desin.

“No me esperaba ver a más de 100 personas tan afectadas por la pérdida de mi madre.”

El hospital Hamot del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh también honró a Mary encendiendo tres luces en la parte superior del edificio del hospital, un símbolo que indica que alguien ha recibido un trasplante de órganos.

Nikki Taylor / Facebook

En su trabajo van a echar de menos a Mary.

“Ella fue una educadora de principio a fin y llegó al corazón de muchas personas”, dijo Donny McDowell, una enfermera profesional de alto nivel y una de las amigas de Desin, a GMA.

“Lo que María estaba haciendo era muy valiente. [Fue increíble] ver aquellas vidas que cambiarían por el regalo de María”.

Todas las enfermeras trabajan duramente, ellas lo dan todo  💕🙏💕

Esta increíble enfermera fue más allá de lo normal 🙏 Que Dios la bendiga 💕

Nadie necesita sus órganos después de muerto pero las personas vivas si lo necesitan. Por favor, hazte donante tú también. ¡¡Esto es lo correcto – comparte esta historia si estás de acuerdo!!