Mujer grosera no deja la zona de “prohibido aparcar” – obreros le dan una verdadera lección

No soy de esas personas que creen que las reglas deben seguirse a toda costa y nunca deben ser cuestionadas. Pero dicho esto, creo que es importante respetar las normas y debemos recordar que es muy probable que existe una razón por que existan.

Y esto ciertamente  es lo que se aplica en esta historia.

Trabajadores de la construcción  obtuvieron el permiso para colocar un cartel de prohibido el aparcamiento para que así pudieran realizar su difícil trabajo.

Estaban obligados a transportar madera pesada, y para ello se les reservaron dos plazas de aparcamiento en la parte inferior de la colina facilitándoles de esa manera el trabajo.

Una mujer decidió no solo ignorar las reglas – sino que de manera egoísta no tuvo en cuenta las necesidades de los trabajadores y solo pensó en las suyas propias.

Pero pronto lo iba a lamentar mucho, mucho…

Torange

En mi opinión, la señal de “Prohibido aparcar” es fácil de entender.

Pero la mujer de esta historia, aparentemente creyó que esta regla no iba dirigida a ella.

La gente encuentra formas muy creativas de lidiar con conductores impresentables pero esta mujer era tan irrespetuosa que necesitaba aprender una lección que no olvida

Este ingeniero de la construcción de Larkspur, California, sabía exactamente cómo vengarse. Por suerte para nosotros, contó al resto del mundo lo que hizo en las redes sociales.

En una  publicación de Reddit, el usuario BBQLunch comienza explicando que es el capataz de una nueva construcción en un lugar un poco  extraño.

“La casa está a 75 metros pies de una colina y solo se puede subir a través de un sendero. Todos nuestros materiales tienen que ser transportados por ese sendero y es realmente un rollo tener que subirlos manualmente. Debemos subir casi literalmente TODA UNA CASA”, cuenta el trabajador de la construcción.

Uno de los trabajadores “por fortuna” pudo reservar dos plazas de aparcamiento, al final de la colina. Estas dos plazas de aparcamiento eran para uso exclusivo de los trabajadores de la construcción.

Pixabay

Ambos lugares estaban claramente marcados con carteles oficiales de “No estacionar”, pero en una escuela cercana, muchos padres piensan que está bien usar estos aparcamientos un par de veces al día.

El capataz explicó:

“Si alguien aparca en esas plazas y no tenemos necesidad de entregar nada y no necesitamos aparcar el camión, lo dejamos estar.

Pero otras veces estas plazas se necesitan y entonces el capataz tiene que pedir a los padres que muevan los autos.

“La mayoría de las veces lo hacen de inmediato, hasta hoy,” escribe.

El capataz se encontró de frente con la conductora y esta se negó a mover el auto del lugar reservado con la placa “no aparcar” y eso que él se lo pidió educadamente.

Todos los trabajadores estaban haciendo su trabajo tranquilamente cuando esta desagradable mujer se puso en medio y les impidió su trabajo.

Wikimedia Commons

Considerando la situación, el capataz se acercó a la conductora y le comunicó que debía moverse porque en cualquier momento llegaba una entrega con mercancías y necesitaban el sitio.

Pero en vez de cumplir la ley o bien ser cortés, la mujer actuó de forma muy grosera.

“Ella se burló de mi y me respondió de forma incorrecta: Solo será unos minutos y tu camión todavía no ha llegado. Tómatelo con calma”, recordó el capataz.

El hombre podía haber perdido la paciencia pero en su lugar ideó un ingenioso plan y le dio una lección a la mujer.

“Puse mi mejor sonrisa al servicio de la atención al cliente y la saludé a través de la ventana, ella me dejó a medias y gritó enojada” ¡QUÉ! ”

“Pero ahora el camión estaba colocado al lado de su auto y de nuevo le pedí educadamente que moviera el vehículo, ya que estaba aparcado de manera ilegal en una zona prohibida”, él continuó.

“Entonces ella me dio esta idea maravillosa, ‘¿No pueden simplemente descargar a mi alrededor? Por Dios, no es tan difícil”.

Pixabay

Después de eso, el capataz mientras se alejaba, sonreía pensando en el brillante plan que estaba organizando en su cabeza.

El capataz continua explicando: “Le pedí al conductor del camión con la mercancía que se estacionara lo más cerca posible de ella y que la bloqueara entre el inodoro móvil que estaba colocado al final de unas de nuestras plazas reservadas y el auto aparcado justo al otro lado lado de nuestros sitios”. Éste sonrió porque se dio cuenta de inmediato de lo que estaba planeando, y procedió de manera experta a bloquear a esta mujer dejando su auto enjaulado el el aparcamiento del que era imposible moverse.

“Mientras sus muchachos desenganchan la madera y comenzaba a subirla por la colina”, el capataz llamó a la policía para informarles de la situación “No estaba tratando de ponerla en apuros pero si quería dar cuenta de porque estaban bloqueando una parte de la calle para no tener problemas con la ciudad”, dijo.

Y en mitad de todo esto, el hijo de la mujer apareció.

El capataz siguió: “La madre se dio cuenta entonces de que el camión se había aparcado tan cerca que no podía abrir la puerta del conductor para salir a ver al niño”

“Y entonces enojosamente tuvo que desplazarse a la parte de atrás del vehículo, echándome a mi y al conductor del camión miradas de reojo. Puso a su hijo en la parte de atrás del auto y se dio cuenta de que no había manera de salir de ahí.”

Jamie Beverly/Flickr

Ahora la madre de repente tenía prisa.

Insultó a los trabajadores de la construcción y dijo que necesitaban mover su “maldito camión” de inmediato.

Antes de que el capataz pudiera responder, el conductor del reparto sonrió y dijo:

“Señora para descargar la madera en el camión, tuvimos que desenganchar ciertas partes, y de acuerdo con la política de la compañía, no puedo mover el camión con ninguna carga sin estar asegurado. Lo siento.”

La mujer enfadada comenzó a gritar obscenidades mientras se le hinchaban las venas de las sienes.

“A la mierdas vuestras reglas tengo que estar en un sitio!”, vociferó la mujer.

Y en ese momento, con una sincronización impecable, el oficial de control de estacionamiento apareció y se estacionó detrás del camión.

U.S. Air Force

La mujer no vio llegar al oficial y mientras éste estaba saliendo de su vehículo, el capataz dijo casualmente:

¿No puede simplemente maniobrar un poquito para salir de ahí? No es tan difícil”, dijo con una gran sonrisa en su rostro.

”¡A la mierda!”, le respondió a gritos y regresó a su auto metiéndose por la puerta del pasajero y escalando por los asientos hasta la puerta del conductor.

En ese momento, el oficial de control de estacionamiento se dirigió a la conductora.

Pero antes de que ella pudiera ni siquiera presentarse, el auto se choca con el reverso, pisa el acelerador, choca contra nuestro inodoro móvil y lo golpea. Busca subirse a la acera y salir de esa manera.

El oficial, el conductor del camión y el capataz, se quedan mirando desconcertados como la conductora sale para quedarse atascada.

“Puedo escuchar todavía sus gritos obscenos desde el interior del auto, proferidos contra el camión parado. El oficial rápidamente se acerca a la puerta del auto y le ordena que salga. La mejor parte es cuando la mujer en estado de shock se da cuenta de que estaba delante de un oficial de policía. Y se horroriza cuando éste pide una segunda unidad. Y entonces se sienta en la misma acera donde había tratado de subirse” escribe el capataz.

La mujer después soltaría más gritos y mentiras a los oficiales, diciéndoles que le dijeron que podía quedarse en el estacionamiento y que nunca le pidieron que se cambiara.

Luke Airforce Base

Pero las cosas solo empeoraron para la mujer.

“Al final de todo la mujer fue acusada de poner en peligro a su hijo (el niño estuvo en la parte trasera del auto todo el tiempo), fue arrestada por conducción temeraria, por destrucción de la propiedad (rompió el inodoro móvil) por conducción con licencia suspendida. Además confiscaron el auto y su hijo tuvo que ir a casa de su abuela.Mientras ella tuvo que pasar un cierto tiempo bajo arresto”, escribe el capataz.

“¡La próxima vez se pensará dos veces el aparcar en una zona prohibida si alguna vez le devuelven el carnet de conducir”

Este capataz es increíble. ¡Tuvo muchísima paciencia! 

Me parece que la madre no puede controlar su carácter en los momentos difíciles. Presentarse antes un tribunal será la prueba de fuego. 

La lección del día: No seas maleducada y grosera si encima estás haciendo cosas ilegales con un carnet de conducir suspendido. 

No te olvides de compartir esta historia en Facebook como un recordatorio: ¡No reacciones en situaciones inconvenientes tomando decisiones erróneas, y de este modo empeorando los resultados!