Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Niña muerta de miedo le da una carta en secreto al profesor – minutos después llaman a la policía

Esta historia me ha roto el corazón. Lamentablemente, no es el único caso.

El hogar debería ser el lugar más seguro para un niño, y también para los adultos. Pero la violencia doméstica forma parte de muchos hogares. Mujeres que temen a sus maridos, niños que tienen miedo de los adultos que hay en su entorno...

Cuando un niño sufre abusos en casa, muchas veces es el entorno escolar el primero en descubrirlo. En este caso fue un profesor quien descubrió que algo no iba bien cuando una niña de 11 años le dio discretamente una carta en la escuela. 

La carta era un grito de auxilio para pedir la ayuda para su madre. 

La historia ocurrió en Louisiana (Estados Unidos), en noviembre del año pasado. Un hombre de 27 años tenía a su pareja y la hija de ella cautivas en casa. La niña sólo podía salir para ir a la escuela, escribe CNN.

Después de varias semanas encerrada en casa, la madre le dio a su hija una carta y le pidió que se la entregase a su profesor. 

No está muy claro lo que ponía en la carta, pero se sabe que en ella la madre pedía ayuda de fuera y contaba que no podía hablar por teléfono ni salir de la casa. Cuando el profesor del colegio East Feliciana Middle School leyó la carta, contactó con la policía y las autoridades se hicieron cargo de la niña. 

Poco después, la policía llamó a la puerta de la casa, pero nadie conestó. El novio obligó a la madre a estar callada y la policía se fue del lugar. 

Pero poco después volvieron con un orden de búsqueda. Después de entrar en la casa, encuentraron al novio escondido en un armario. La mujer estaba ilesa pero no se había atrevido a salir de la casa por su cuenta. Después de que detuviesen a su novio, pudo por fin salir de la casa y reunirse con su hija. 

El novio está ahora acusado de privar de libertad y maltratar a su pareja. Después se supo también que el hombre era anteriormente buscado por la polcía. 

En este caso, gracias a la carta entregada al profesor, se pudo resolver la situación, pero hay muchas ocasiones en las que es más difícil que salgan a la luz situaciones de maltrato en la famila. 

Si alguna vez sospechas que un niño, o adulto, sufre algún tipo de acoso o maltrato, actúa rápidamente. Contacta con la policía, los servicios sociales o la escuela. Lo que sea será mejor que no hacer nada. ¡Cuidémonos los unos a los otros! 

 
 

Leer más sobre