Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Niño caprichoso no escucha al abuelo, lo que hace en el parking deja en shock a la desconocida

Dicen que sonreír alarga la vida. ¡Y cierto que uno se pone más contento y con más energía cuando uno se ríe!

Y para alegrarles este día quiero compartir una historia divertida con ustedes que encontré recientemente. Toca un tema bastante común para muchos: el hecho de como adulto pasar por el supermercado con un niño que grita y pelea.

Esta vez se trata de un abuelo que tiene su forma especial para tratar a su nieto de 3 años – y cuando la historia se acaba no pro de reír.

Así que no te pierdas el final, y si aprecias la historia estás bienvenido a presionar el botón de compartir para que la historia le siga alegrando el día a muchos más.

 

 

vegetales

Fuente

Una mujer en el supermercado sigue al abuelo y a su nieto de 3 años malcriado y caprichoso. 

Para la mujer es obvio que el hombre mayor está encartado con el niño que grita pidiendo dulces en la sección de dulces, galletas en la sección de galletas y fruta, cereales y bebidas en las otras secciones.

Al mismo tiempo el hombre sigue caminando y con voz controlada dice: “Está bien, William, no nos queda mucho. Tranquilo, chico.”

Al niño le da otro ataque y la mujer escucha como el abuelo dice calmadamente: “Está bien Willian, sólo unos minutos más y nos vamos de acá. Aguanta un poquito más, chico.”

En la caja el niño pelión empieza a tirar los objetos que van a comprar del cochesito y el abuelo le dice una vez más con voz controlada: “William, William, relájate amigo, no te pongas bravo. Llegamos a casa en un momentico. Cálmate, William.”

La mujer está impresionada y los sigue por fuera del supermercado, donde el abuelo mete la comida y el niño en el auto. 

Ella se da la vuelta hacía el hombre mayor y le dice: “No es mi asunto, pero fuiste fantástico ahí adentro. No sé cómo lo hiciste. Durante todo ese tiempo mantuviste la calma sin importarte lo mucho que el niño gritaba y molestaba. Tú seguías con mucha calma y le decías que todo iba a estar bien. William tiene mucha suerte de tenerte como abuelo.”

”Gracias”, respondió el abuelo. ”Pero el que es William soy yo. Ese culicagado se llama Kevin.

 

Fuente de foto: Shutterstock
Fuente: Reddit

¡Bueno, no seas egoísta, coparte este maravillosa historia con tus amigos de Facebook para que también se puedan reír un poco hoy!