Padre de 25 años se quedó dormido con recién nacido en los brazos – dos horas más tarde se despierta y se da cuenta de algo terrible

Cualquier persona que haya tenido un hijo puede decirte lo mágicas que son las primeras semanas. convertirse en padre es, después de todo, uno de los mayores desafíos de la vida.

Y esto es lo que sentía David Hulley de 25 años, de Hulley, Stockport, en Inglaterra. David fue padre por segunda vez hace unas semanas.

Un día estaba echado en el sofá con el recién nacido en sus brazos, pero horas más tarde se despertó y descubrió que había ocurrido algo terrible ..

FOTO: Pixabay (El bebé que parece en la imagen no tiene nada que ver con la historia)

Cuando David se durmió con Karson Winter-Hulley, de tan solo cuatro semanas de edad, en sus brazos, pensó que el niño estaba perfectamente a salvo. El joven padre le dijo a The Sun: “Parecía que se calmaba y se acurrucaba contra mí. Lo estaba tranquilizando mientras el biberón se calentaba. Lo admiraba y me asombraba.

“Se quedó dormido y yo me dormí con él en el sofá.  No estaba completamente echado. Estaba sentado con la espalda reposando en el sillón y el bebé en mis brazos. Solo era una pequeña siesta”

El resultado

Dos horas más tarde David se despertó en el sofá con el bebé todavía en sus brazos. Al instante se dio cuenta de que algo estaba mal. Karson no emitía ningún sonido. A pesar de todos los esfuerzos por parte de David por despertar al bebé, éste no respondía.

David entró en pánico.

“Subí corriendo las escaleras y le dije a Beverly que algo no marchaba bien con el bebé. Beverly besó sus labios y no notó nada. Llamamos a una ambulancia de inmediato para que trataran de reanimarle”

La pareja se dirigió inmediatamente al hospital para salvar a su bebé. Sin embargo, fue en vano; El niño de cuatro semanas ya estaba muerto.

Diagnóstico de los médicos

Los médicos lamentablemente no pudieron hacer nada para salvarle. Karson había sufrido el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) y no sabían el motivo. Según la guía de cuidados, es algo que ocurre cuando un niño está durmiendo y es muy difícil detectar señales de que algo está mal.

David corrobora esta versión porque según él, Karson estaba perfectamente sano la noche que murió.

La patóloga Melanie Newbold comentó: “Era un bebé bastante pequeño para su edad. No tenía heridas ni marcas externas y estaba en perfecto estado. Tenía signos de un resfriado común, pero estuvo bien hasta que murió”.

Nuestros pensamientos están con la familia. Descansa en paz, pequeño Karson. 

¡Comparte este artículo para apoyar a David!

"It is every parent’s worst nightmare."

Posted by The Sun on Friday, 21 December 2018