Padres en luto se suicidan tras que su pequeño fallece de un cáncer cerebral

Hay varias cosas en este mundo que no quiero imaginarme, perder a mi hijo es una de ellos.

Pregúntale a cualquier padre y te dirán que éste es su miedo más profundo. Después de todo, nuestros hijos nos cambian cuando nacen, de maneras que son difíciles de explicar a alguien que no ha compartido la misma experiencia.

Los hijos se convierten en la luz de nuestra vida, y la posibilidad de que esa luz se extinga y es convierta en una sombra muy oscura, es algo difícil de imaginar.

Y no hay nada más terrible que la trágica historia de una pareja de Rumania. Se quitaron la vida tras perder a su hijo de cáncer.

La pareja, que no fue nombrada, fue encontrada cerca del cuerpo de su hijo de nueve años, Cristian Dimitris Arava, en su apartamento en la ciudad de Constanza, Rumania.

Según las fuentes, su hijo había perdido la batalla contra el cáncer poco antes de que la pareja, ambos de 46 años, decidieran quitarse la vida. Fueron encontrados por un vecino.

El fiscal Sadic Zafer dice que parece que tanto el hombre como su esposa murieron por suicidio de la misma manera. El cuerpo de la mujer fue encontrado tendido al lado del cuerpo de Cristian, cubierto por una manta. El hombre, sin embargo, fue descubierto en la cocina.

Parece ser que antes de su muerte, la pareja escribió una carta de despedida de 13 páginas, donde detallaban cómo habían luchado contra el estrés, el dolor y los problemas desde que a su hijo le diagnosticaron un tumor cerebral.

La madre de Cristian escribió una publicación en el blog hace siete años, explicando su tormento.

“Sentí que me estaba muriendo al escuchar el diagnóstico. No puedo expresar el dolor que sienten dos padres al enterarse de noticias tan terribles sobre su hijo. Tenía solo dos años.”

Lamentablemente, la situación de Cristian se deterioró con el tiempo. El tumor seguía creciendo a pesar de los enormes esfuerzos de los cirujanos. Finalmente se consideró que más cirugía era imposible.

La publicación del blog de su madre concluyó con: “Nuestra única esperanza de que Cristian sea un niño afortunado y el tumor deje de crecer ahora está destrozada. La idea de que cada momento podría ser fatal, me vuelve loca”.

Esta historia tan trágica es un recordatorio de cómo todos debemos mantenernos firmes en la lucha contra el cáncer.

Solo a través de grandes esfuerzos y una investigación continua podemos esperar vencer esta enfermedad que nos ha despojado de tantas vidas y ha destrozado a familias para siempre.

¡Descansad en paz, Cristian y sus padres. Comparte este artículo en Facebook para mostrar tu apoyo!