Peluquera se niega a afeitar el pelo enmarañado de niña deprimida – le da el cambio de look de su vida

La depresión es algo que afecta a millones de personas y no todos buscan ayuda para esta enfermedad.

Según Mental Health America, uno de cada cinco adolescentes sufre depresión clínica, y las niñas son particularmente propensas a tener una baja autoestima.

Una adolescente estuvo tan deprimida que no pudo levantarse de la cama durante semanas. Había estado acostada en su cuarto durante tanto tiempo que su cabello se había convertido en una gran maraña de pelo.

Con el nuevo año escolar a tan solo unas semanas, la niña sabía que tenía que hacer algo con su cabello, así decidió ir a la peluquería y preguntarle a la estilista si podía afeitarse toda la cabeza.

Pero el estilista sabía que tenía que hacer más por esta niña que simplemente podía afeitarse.

Kayley Olsson/Facebook

Esta adolescente de 16 años que había estado luchando contra la depresión durante años, entró en la peluquería solicitando que le afeitaran la cabeza.

La estilista Kayley Olsson dijo que la adolescente había pasado la mayor parte del verano, sin levantarse de la cama y no se había cepillado el cabello.

Ella quería afeitarse la cabeza

Se acercaba el día de la fotografía en la escuela, la adolescente sabía que necesitaba ayuda, pero no creía que debía conservar su cabello y quería afeitárselo todo.

“Cuando entró, nos dijo simplemente que se lo cortáramos todo. No puedo soportar cepillarlo, hasta para eso soy una inútil”, escribió Kayley en una publicación de Facebook.

Facebook

“¡Honestamente esto me rompió el corazón e intentamos todo lo posible por mantener el cabello de esta adolescente!”

Kayley, una peluquera estudiantil de 20 años de Waterloo, Iowa, se puso a trabajar y pasó las siguientes 8 horas de su día cepillando y acondicionando las trenzas enmarañadas de la joven.

“Cortarle todo cabello no era una opción para mí”, dijo Kayley a BBC. “En ese momento supe que teníamos que mantener la mayor cantidad de cabello posible”.

“Me hicisteis sentir que era yo de nuevo”

Tras pasar otras cinco horas al día siguiente, trabajando en el cabello de la chica, Kayley y su colega estilista Mariah Wenger la dejaron nuevamente con una hermosa cabellera.

“¡Finalmente hicimos que esta preciosa chica sonriera y sintiera que ella VALE algo! Sus últimas palabras fueron maravillosas para mí: ‘Realmente sonreiré en la foto de la escuela, me hiciste sentirme nuevamente yo'”, dijo Kayley.

Mira el siguiente vídeo si quieres saber más sobre esta estilista de gran corazón.

La depresión puede sucederle a cualquiera y en cualquier momento, es importante buscar las señales en quienes nos rodean y hacer todo lo posible para ayudar.

Por favor, comparte para difundir comprensión ante el tema. Por lo general, las pequeñas cosas que hacemos pueden tener el mayor impacto.