Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

De repente la hija grita como loca en el asiento trasero: Ahora la mamá avisa de esta desconocida trampa mortal

La seguridad de los más pequeños de la casa es siempre mi prioridad. Y así lo es también para el marido de Shelly Martin cuando viaja en el automóvil con su hija de seis años, Samantha.

Sin embargo, solo unos minutos después de montarse en el vehículo con su hija, tuvo que hacer una horrible llamada a su esposa. Ahora Shelly quiere advertir a otros padres lo peligroso que puede ser seguir las recomendaciones ciegamente.

El vehículo en el que viajaban Samantha y su padre se desvió y chocó contra un árbol. El choque fue tan fuerte que el cinturón de seguridad, que la niña llevaba abrochado, se el clavó en el estómago.

El padre de Samantha no sufrió daños y pudo salir para llamar inmediatamente a su esposa. Shelly se estaba, como es lógico, desesperada al recibir la llamada, y dice que nunca olvidará nunca ese momento. Su hija estaba gravemente herida, había sufrido grandes daños en el estómago.

Fuente

”Sus intestinos estaba abiertos por el lado izquierdo” cuenta Shelly Martin a CBS News.

En el estado de Virginia, en los Estados Unidos, es complemente normal que los niños viajen en los asientos y con el cinturón de seguridad, como iba Samantha. Pero su madre, Shelly, está segura de que el accidente no hubiese tenido consecuencias tan graves si su hija hubiese ido sentada en una sillita de niños para automóviles.

Bildkälla:GoFundMe

”No habría sufrido esos daños si hubiese ido en una sillita para niños adaptada para automóviles.”, cuenta su madre.

Por eso ahora tiene un mensaje para todos los padres que llevan a sus hijos en los asientos con el cinturón de seguridad.

”No pienses que tu hijo es suficientemente mayor cuando tiene 7 u 8 años para ir sentado en los asientos como los adultos”, sentencia la madre en CBS News.

silla de auto para niños

Samantha sufrió también una lesión cerebral y en el cuello, pero ya se recuperado de los daños. Pero, como es comprensible, ha sufrido un gran impacto y visita al psicólogo para tratar el síndrome de estrés postraumático.

Esta familia ha sufrido mucho, pero difundir este mensaje sobre lo peligrosos que pueden ser los cinturones de seguridad, les ha dado fuerza.

“Si podemos contribuir a que se conozca esta información y podemos slavar a otros niños, habrá merecido la pena”, cuenta Shelly Martin.

Shelly Martin y su marido quieren evitar que otros niños pasen por lo que pasó su hija informando a los padres. Comparte su historia en Facebook para que llegue a todos en todos los rincones del mundo. 

 

Leer más sobre