Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Sara se temió lo peor cuando el conductor del autobús le gritó – ahora miles de personas aplauden su intervención

Cuando Sara decidió visitar a su prima en otra ciudad y tomar un autobús, llevando consigo a su bebé de 4 meses, no pensó que se iba a ver en una incómoda situación durante su viaje.

El tráfico ese día, en las carreteras en Skåne, en el sur de Suecia, era intenso y hacía calor. El bebé de Sara comenzó a sentirse incómodo y comenzó a llorar como loco. Y durante largo rato. 

Sara intentó calmarlo de todas las formas posibles, pero no paraba de gritar. 

Al final el conductor le dijo a Sara algo desde su asiento y ella se temió lo peor. 

Sara pensó que el conductor la iba a echar del autobús. 

– Fue muy estresante, sólo podía pensar en lo que los otros pasajeros estaban pensando, cuenta, Sara Dahlgren al periódico Sydsvenskan

Pero se equivocó. Todo lo contario, Sara se quedó muy sorprendida con lo que dijo el conductor: 

– No es tan fácil con los niños, y se ofreció a parar el autobús un momento para que la madre y el hijo pudieran bajarse y tomar un poco de aire y tranquilizarse. 

busshyllat
© Facebook/Skånetrafiken

El bebé se calmó con el aire fresco y pudieron seguir su camino mucho más tranquilo (¡y en silencio!). Pero cuando llegaron al destino Sara se dio cuenta de que habían llegado con retraso. 

– Y fue mi culpa, pero el conductor no comentó nada de eso, sólo dijo “pasadlo bien”, cuenta Sara a Sydsvenskan. 

Sara decidió entonces darle las gracias al conductor, y para ellos escribió un mensaje en la página de Facebook de los servicios de transporte público, Skånetrafiken. 

Ahora su publicación ha sido compartida más de 10.000 veces y la razón está muy clara. 

Esto es lo que Sara escribió: 

“¡Hola, Skånetrafiken! Hace unos meses viajé con mi bebé de 4 meses de Malmö a Balshög y entonces ocurrió algo que nunca había visto. Hacía bastante calor ese día y el autobús iba lleno. Mi bebé comenzó a sentirse mal y a llorar con fuerza. Intenté calmarlo de todas las formas posibles, pero no funcionó. Cuando el autobús hizo una parada en Bjärred, unos minutos después, el conductor me gritó desde su asiento. Preocupada y estresada fui hacia adelante temiéndome lo peor, pero cuando llegué hasta el asiento del conductor, él me preguntó si quería bajarme y tomar un poco el aire, para que mi bebé se calmara. Él me prometió que me esperaría unos minutos (a pesar de que el autobús ya iba con retraso). Unos minutos después nos volvimos a subir y continuamos el viaje. Fue un gesto precioso y salvó nuestro día. Vuestro conductor hizo el mundo un poco mejor aquel día. Por eso quiero dar las gracias y desear a todos un buen verano”.

Sara aclara que normalmente solo ve cosas negativas sobre los autobuses y conductores en las redes sociales y comenta: 

– Yo quería contar que también suceden cosas buenas. 

Ahora espera que el conductor reciba una buena palmada en la espalda por parte de la empresa.

Puede parecer sólo un pequeño gesto, pero a la vez puede significar mucho para una persona. Qué fantástico conductor que entendió la complicada situación de la madre. ¡Compártelo para aplaudir a este héroe anónimo!

Si quieres ver más artículos inspiradores dale 'me gusta' al botón de abajo.