Terry desafió todos los obstáculos de la vida y salió adelante más fuerte que nunca

Cuando Terry Apudo no llegó a su propio matrimonio su familia y amigos inmediatamente entendieron que algo estaba muy mal.

Pero la razón de la ausencia de Terry en este día tan especial era más terrible de que los huéspedes podían adivinar. 

© Facebook/TonnyGobanga

La joven Terry Apudo era una respetada pastora que trabajaba en una pequeña iglesia en Nairobi, Kenia.

La boda con el novio Harry Olwande había sido planeada durante mucho tiempo y la pareja estaba en medio de los preparativos para este gran evento.

La noche anterior a la boda la pereja se separó para no verse, según la tradición. Cuando Terry salió de su casa la mañana siguiente vio a un hombre sentado en su auto. 

De repente, el hombre corrió y atacó a Terry por detrás. La metió en el asiento de atrás del auto, donde dos cómplices esperaban a la joven.

La pastora fue secuestrada el día de su boda, escribe BBC

“Tomaron una toalla y la pusieron en mi boca. Pateé, luché e intenté gritar. Cuando finalmente pude escupir la toalla de mi boca, grité: “¡Hoy es mi boda! Entonces sentí el primer golpe. Uno de los hombres dijo que me calmara, o si no iba a morir.”

© Facebook/TerryGobanga

La pesadilla siguió en el auto. 

“Uno tras uno me violó. Yo estaba segura de que iba a morir en ese auto, pero seguí luchando por mi vida y logré morder a uno de los hombres en los genitales. Gritó de dolor y el otro sacó un cuchillo y me acuchilló con toda la fuerza en el estómago. Luego abrieron la puerta del auto y me tiraron mientras que el auto andaba a toda velocidad”.

“Yo estaba a kilómetros de casa, lejos de Nairobi. Habían pasado seis horas desde que me habían secuestrado. Un niño vio cuando me tiraron del auto y llamó a su abuela. La gente llegó corriendo. Cuando llegó la policía, tocaron mi pulso, pero no lo encontraban. Me envolvieron en una cobija  y me empezaron a llevar a la morgue. Pero en camino allá tosí y derepente vomité. El policía quedó en shock y me llevó al hospital más grande de Kenia.”

“Cuando llegué allí estaba en shock, murmuraba incoherentemente. Yo estaba medio desnuda, llena de sangre y mi cara estaba hinchada después del abuso. Pero la enfermera que me cuidó tuvo una idea, ya que vio que tenía vestido de novia. ‘Buscen en todas las iglesias y averiguen si hay una novia perdida’, le dijo a otra enfermera.” 

© Facebook/TerryGobanga

“Afortunadamente contactaron a la Catedral de Todos los Santos primero, donde me iba a casar. ¿Les hace falta una novia?”, preguntó la enfermera. El sacerdote respondió: “Sí, íbamos a tener una boda a las 10:00, pero la novia nunca apareció”.

Cuando los invitados de la boda descubrieron la verdadera razón de por qué  Terry no había llegado a su boda solo gritaron.

La familia de Terry y su Harry inmediatamente fueron al hospital. Eventualmente, Terry fue trasladada a otro hospital, donde entendieron la gravedad de sus heridas.

“Fue en ese terrible momento cuando los médicos me dieron las noticias devastadoras”, dice Terry.

La cuchillada había sido tan profunda que ella nunca iba a poder tener propios hijos, dijeron los médicos.

“Luego me dieron píldoras del día después y otro medicamentos para protegerme de VIH y SIDA. Pero mis sentimientos estaban completamente apagados, me negaba a aceptar lo que había sucedido.” 

“Pocos días después, cuando no estaba tan mareada, por primera vez pude mirar a mi Harry a los ojos. Le dije que estaba muy triste. Sentía como si lo había decepcionado. Había gente que decía que era culpa mía, que nunca debería haber salido sola de la casa. Realmente me querían hacer daño, pero mi familia y Harry me apoyaban. ” 

© CNN Türk

Harry todavía se quería casar con su Terry.

En julio 2005 la pareja se casó, siete meses después de la primera boda que habían planeado. 

Por fin se pararon juntos en el altar y mostraron su amor.

Todo parecía estar bien, pero el destino tenía otro camino. Solo 29 días después de la boda, el siguiente desastre ocurrió.

Durante una noche muy fría, Harry decidió calentar la casa con el carbón que la pareja usualmente usaba para cocinar al aire libre. 

Desafortunadamente la pareja se quedó dormida cuando el calor se difundió en la habitación. Cuando Terry se despertó poco después, se dio cuenta de que algo estaba mal.

Estaba mareada y no podía levantarse de la cama. Con sus últimas fuerzas, logró alcanzar el teléfono junto a la cama y llamó a sus vecinos a pedir ayuda. Inmediatamente después, perdió el conocimiento.

Terry pudo ser rescatada en el último momento, pero Harry murió de intoxicación por monóxido de carbono.

© Facebook/TheBlackboard

Terry se puso tan triste y deprimida que se aisló del mundo.

El único visitantes que recibía eran un pastor, Tonny Gobanga. Él iba a la casa de Terry regularmente, para que ella pudiera hablar sobre el dolor que sentía.

Pero el calor y la compasión de Tonny lentamente reconstruyó a Terry otra vez, poco a poco. Finalmente, los dos se enamoraron.

© Facebook/TerryGobanga

“Tonny finalmente me preguntó si quería casarme con él. Pero yo le dije: ‘Hay una cosa que debes saber. No puedo tener hijos, así que no puedo casarme contigo. Pero él solamente dijo, los niños son un regalo de Dios. Si lo
conseguimos me pongo muy feliz. Si no, tendré más tiempo para amarte.”

Tres años después de su matrimonio con Harry, Terry volvió a estar en el altar, esta vez con Tonny a su lado, que le había ayudado a ser feliz otra vez.

Desafortunadamente empezó a preocuprase de nuevo – un año después de la segunda boda, Terry se sentía muy enferma otra vez.

“No me sentí bien y fui al médico. Para mi gran sorpresa, me dijo que estaba embarazada.”

© Facebook/TerryGobanga

El embarazo salió bien. A lo contrario de lo que habían dicho los médicos, Terry podía dar a luz sin complicaciones.

La alegría que Terry y Tonny sintieron cuando tuvieron a su hija Tehille era total.

Cuatro años más tarde tuvieron a su segunda hija, Towdha.

©Facebook/TerryGobanga

Los hombres que torturaron y violaron a Terry nunca pudieron ser arrestados.

El destino de Terry está descrito en su autobiografía “Crawling Out of Darkness”.

Hoy Terry viaja con su marido Tonny y cuenta sobre todo lo terrible que ha pasado y habla de como encontró la fuerza para salir del infierno y ver la vida de una forma positiva.

También le ayuda a otras víctimas de violación y espera que sus experiencias puedan inspirar a otras víctimas de violación a saber que no están solas.

Tengo que decir que la admiración que tengo por Terry es emorme – ¡qué mujer tan fuerte y valiente!

Considera compartir esta historia en Facebook, para que más personas tengan la oportunidad de descubrir el destino de Terry y para que ella pueda seguir inspirando a más gente.