Inventan silla para que los hombres aprendan a sentarse – sin abrir las piernas demasiado

En los últimos años cada vez son más las voces que se levantan para reclamar igualdad y respeto hacia las mujeres.

El feminismo ha regresado con fuerza y las nuevas generaciones luchan por un mundo donde ambos sexos sean tratados con la misma deferencia en esta sociedad.

Para poder enseñar a la gente respeto hacia las mujeres todos los ámbitos tienen su impacto, entre ellos el diseño, tal y como quiso demostrar con su proyecto la joven diseñadora Laila Laurel, según un comunicado de prensa. 

Laila Laurel es feminista y está decidida a promover con su trabajo la igualdad entre hombres y mujeres, así como la erradicación de determinadas costumbres que son una falta de respeto hacia las mujeres.

Ella quiere demostrar que a través del diseño también se puede educar a las personas.

silla
Foto: Instagram/lailapoppylaurel

Ella tiene 23 años y ha recibido el premio Belmond de Nuevos Diseñadores 2019 por fabricar una silla para evitar el llamado “manspreading”, una palabra inglesa que sirve para designar la costumbre de algunos hombres de abrir sus piernas al sentarse ocupando más espacio del que deben.

Para evitar esta práctica, Laila diseñó una silla que evita que un hombre al sentarse pueda abrir en exceso sus piernas quitando espacio a los demás.

Por otro lado, con la idea de promover la liberación femenina y su derecho a sentarse sin cerrar por completo las piernas (como hacen muchas mujeres, diseñó otra para que ellas puedan acostumbrarse a hacer esto cómodamente.

Con estos diseños Laila más que nada quería generar un debate en torno a este fenómeno y erradicar una práctica que es ofensiva para las mujeres.

silla
Foto: Instagram/lailapoppylaurel

Según explicó Laila durante la entrega de premios, su diseño “vino de ambas, mis experiencias de hombres irrumpiendo en mi propio espacio, en público, y también del ‘Proyecto del sexismo a diario’, una página de internet fundada por Laura Bates donde las mujeres testifican sobre experiencias sexistas que viven a diario.

¿Y tú qué opinas del diseño de estas sillas?¿Alguna vez han sido víctimas del llamado manspreading?