El amable gesto de la responsable de un restaurante hacia un sin techo que mendigaba en la puerta

Las personas que viven en la calle suelen terminar en esa situación por avatares de la vida, tales como problemas económicos, enfermedades mentales o abusos de drogas.

Además de tener que afrontar el día a día de su supervivencia en la calle, a menudo los sin techo son mal vistos por la sociedad.

Muchos son maltratados o parecen invisibles para el resto de los ciudadanos, ajenos a su crítica situación.

En ese contexto, tratan de sobrevivir mendigando, haciendo pequeños trabajos o vendiendo lo que encuentran por ahí.

Tenemos que tratar a estas personas con la dignidad y el respeto que merecen, porque son seres humanos, como nosotros, que han llegado a esa situación en parte por no contar con nadie que los apoye.

Y los primeros que tendríamos que dar un paso al frente en su defensa somos nosotros, con amabilidad, como la que demostró la encargada de un restaurante en Estados Unidos.

Un hombre sin hogar se sentó en la entrada de un restaurante de la cadena Chick-fil-A para vender CDs a los transeúntes.

Sin embargo, la política del restaurante era no permitía que nadie se sentara allí a mendigar.

Rumble

La responsable del local se vio entonces obligada a salir y pedir al hombre sin hogar que se retirara, pero en lugar de llamar a la policía como harían muchos, decidió hacerlo de la forma más humana posible.

En la escena, que fue grabada por un hombre que se encontraba en el estacionamiento, puede verse a la encargada preguntándole el nombre al sin techo, para dirigirse a él.

Luego con toda la amabilidad del mundo le explicó que la política del local no permitía que se sentara ahí a pedir dinero o a vender nada.

Rumble

A continuación le ofreció una bolsa con comida y una bebida y luego le invitó a sentarse a comer adentro en el local.

“Eres más que bienvenido a comer dentro y ser nuestro invitado”, dijo la mujer.

No sólo humanizó al hombre sino que también le hizo sentir lo mejor posible, a la vez que cumplió su deber como responsable del restaurante.

“Chick-fil-A Campbell Lane no recibió suficiente reconocimiento por esto”, dijo el hombre que la grabó y colgó el video en redes sociales. “Este era un hombre justo junto a la entrada del parking que vendía CDs (obviamente sin techo).

Definitivamente, necesitamos más personas como esta mujer en el mundo, dispuestas a tratar a todos con humanidad sin importar clase social, raza o apariencia. El mundo sería mucho mejor si todos fuéramos como ella. ¡Comparte si estás de acuerdo!