Hombre escucha una conversación en un vuelo y su siguiente acción hace que todos los que están a bordo le aplaudan

Comprar su propia comida y bebida en un avión es lo normal en estos días, pero muchos piensan que es demasiado, teniendo en cuenta en primer lugar el precio que tenemos que pagar por el billete de avión y luego el coste al facturar la maleta, que siempre es un extra.

Por eso cuando Denny Kukich embarcó en su vuelo no se sorprendió cuando le dijeron que si quería comer durante el vuelo, debería de pagar por ello.

Luego escuchó una conversación de un grupo de soldados discutiendo sobre el coste y no pudo ignorar las palabras que se intercambiaban entre ellos. Lo que ocurrió después supuso una consecución de eventos que estos soldados no podrán olvidar.

Denny vio a los soldados y comenzó a hablar con alguno de ellos preguntándoles a dónde iban. Estos le respondieron que se dirigían a Petawawa y permanecerían allí dos semanas entrenando y luego se marcharían a Afghanistan.

Flickr/California National Guard

Cuando la azafata anunció por el altavoz que las bandejas de comida estaban disponibles y podían comprarse por 5 dólares, Denny preparó su dinero para comprarse una. Mientras sacaba los dólares, escuchó a uno de los soldados preguntar a su compañero de tropa si se iba a comprar una bandeja.

A pesar de estar hambriento, el compañero dijo: “Me parece mucho dinero por solo una bandeja. Seguro que no merece la pena gastar ese dinero. Me espero hasta que lleguemos a la base”.

Denny miró de reojo a su alrededor y se dio cuenta de que ningún soldado estaba comprando comida. Y entonces Denny decidió actuar por su propia cuenta, dijo a Love What Matters.

“Estos soldados están protegiendo nuestra libertad. Sacrifican sus vidas luchando fuera de nuestras fronteras”.

Denny entregó a la azafata 50 dólares y le pidió que entregara a cada soldado una bandeja de comida.

Flickr/Lisa Brewster

“Me cogió y me estrechó en un tenue abrazo. Sus ojos estaban llenos de lágrimas y me dio las gracias. “Mi hijo es militar y está en Iraq. Es como si también lo estuviera haciendo por él”.

No solo se ocupó de entregarle a cada soldado su bandeja de comida sino que además Denny recibió una bandeja de comida de la primera clase, como agradecimiento a su amable gesto.

La cadena de generosidad se extendió cuando un desconocido le  entregó 25 dólares, en el momento en el que Denny iba al cuarto de baño. ” Vi lo que hiciste y quiero formar parte de ello. Por favor toma 25 dólares”.

Más tarde el capitán del aeronave se acercó a Denny y le extendió su mano agradeciéndole su bondad. “Yo era piloto militar. Una vez alguien me compró comida. Fue un gesto de generosidad que nunca he olvidado”.

Momentos después, cuando se puso a caminar por el pasillo para estirar las piernas, otros dos desconocidos le dieron la mano y le entregaron también 25 dólares, además de recibir un tremendo aplauso por parte de todos los pasajeros.

Flickr/SC National Guard

Denny les compró a los soldados su comida y además les entregó 75 dólares para que pudieran comprar otro almuerzo antes de llegar a su base.

La cadena de eventos creados por un simple acto de bondad es sorprendente. Sin darse cuenta, Denny recordó a los que están a bordo lo importante que es ayudar a otros, especialmente a aquellos que arriesgan sus vidas para proteger a su país.

Por favor, comparte esta publicación como un tributo a estas almas generosas y los soldados que merecen nuestra gratitud por los sacrificios que están haciendo.