Todos quedan callados cuando Bocelli invita a su hija al escenario, a los segundos ponen al público a lloriquear

Yo no me puedo imaginar una vida sin música. Especialmente la música en vivo tiene algo especial.

Escuchar un artista que te gusta en vivo es uno de los grandes placeres de la vida, en mi opinión.

Andrea Bocelli es uno de los grandes artistas que ha conmovido a muchos a lágrimas con su maravillosa voz.

Y parece que los genes son muy fuertes.

De vez en cuando su amada hija Virginia se ha presentado y cantado al lado de su papá.

Cuando el padre y la hija cantaron la clásica canción “Hallelujah” nadie quedó indiferente.

Creo que muchos pueden estar de acuerdo conmigo cuando digo que la música tiene una magia especial.

La música puede ser la mejor compañía, es algo que te guía en momentos difíciles y buenos.

Artistas grandes con voces más grandes aún tienen un don de Dios – tienen un poder de conmover al que sea.

Un artista que siempre logra dejarme con una sonrisa es Andrea Bocelli.

Andrea Bocelli
Foto: Youtube

Él se expresa de una forma muy espectacular, no es una exageración decir que me da piel de gallina al escucharlo.

Así que cuando me enteré de que su talento musical es algo que su hija ha heredado, inmediatamente quedé curiosa.

Andrea Bocelli invita a la hija

Puede ser que Virginia Boccelli solo tiene 10 años en su pasaporte, pero hablando de talento es difícil entender que es tan jovencita.

Ella canta con una seguridad que me hace creer que su voz viene de alguien más adulto y con más experiencia.

Y claro que su papá sabe muy bien del talento de su niña.

De vez en cuando los dos se han presentado juntos – y creado magia.

Uno de esos momentos fue cuando Andrea invitó a su pequeñita al escenario para que cantaran un verdadero clásico.

Andrea Bocelli dotter VIrginia
Foto: Youtube

Él empieza solo en una silla en el escenario y luego anuncia que va a invitar a alguien muy especial – su amada hija Virginia.

La niña parece estar muy cómoda y saluda a su padre antes de que empiecen a cantar el clásico “Hallelujah”.

Virginia empieza en inglés y luego su padre sigue en italiano.

El dueto es mágico y es difícil contener las lágrimas.

No me quiero perder un segundo de esto. Sus voces encajan tan bien y crean pura armonía.

Yo ya he visto este vídeo varias veces y aún no me he cansado. Espero que lo aprecien de la misma forma.