Anciano de 90 años arriesga su vida para despedirse de esposa tras 30 años de matrimonio

Un matrimonio que estuvo separado debido a la COVID-19 finalmente pudieron reunirse, pero lamentablemente sería su última vez que estarían juntos.

Poco después de que los dos volvieran a verse, JoAnn Reck murió.

Screenshot

Sam, de 90 años, y JoAnn Reck, de 86, vivían en Lakeland, Florida. Sam vive en un apartamento y JoAnn vivía en un hogar de ancianos en el área de enfermería especializada.

Debido a las restricciones de COVID-19, no pudieron visitarse. Pero eso no impidió que se vieran.

Sam se sentaba en su balcón del segundo piso, y JoAnn se sentaba en el jardín de abajo y hablaban. La pareja era conocida como Romeo y Julieta.

Screenshot

Pero, recientemente, JoAnn enfermó con síntomas de COVID-19.

“COVID la estaba golpeando muy fuerte y tan rápido”, dijo su hijo Scott Hooper a ABC Action News.

Le dijeron a su familia que podían ponerle un respirador, pero que no solo sería doloroso, sino que su calidad de vida sería peor.

Hooper no quería hacer pasar a su madre, a quien le habían diagnosticado demencia un año antes, por este sufrimiento inútil.

Screenshot

“Fue la decisión más difícil que hemos tomado. Hablamos de eso durante mucho tiempo, pero decidimos ir a los cuidados paliativos”.

La familia de JoAnn tuvo la suerte de poder visitarla por última vez, y Sam no quería perder la oportunidad de despedirse de su esposa por casi 30 años.

“Aquí está este hombre de 90 años, arriesgó su vida para ir a ver a mi madre, pero esa fue su elección, esa es su libertad para hacerlo. Sabía lo que estaba arriesgando”, dijo Hopper.

Muchas personas en todo el mundo tienen que despedirse de sus seres queridos de esta manera. Es desgarrador.

Comparte esto si no quieres nada más que una cura para este horrible virus