Brown se arriesgó a 5 años de prisión, pero el juez cambió de opinión después de la buena acción

La prisión es el último sitio en el que terminaría una historia de acción cívica. Esta historia en una cárcel de los EEUU nos muestra que la luz puede brillar incluso en aquellos lugares más oscuros.

Y vemos que una buena acción puede traer consigo consecuencias inesperadas.

Antonio Brown estaba encarcelado en la prisión de Ken County en Michigan y esperaba la sentencia de un juicio que podía castigarlo con cinco años de prisión. El delito cometido era el haber escapado de la policía.

Un plan desagradable

Y así hubiera podido acabar la historia de Brown si no hubiera sido por las acciones de su compañero de celda Wille Williams.

William había llamado a un guardián para que le trajera más papel higiénico a su celda. Un mujer le abrió la puerta de la celda para que él pudiera tomar lo que necesitaba pero ella no sabía que el preso tenía un desagradable plan.

Source: Farther Along via Flickr

Y la atacó 

Tras ir a buscar el papel higiénico William no volvió a su celda como debía hacer sino que se escondió detrás de un pilar y atacó a la mujer guardiana.

Cuando pasó a su lado, el hombre la atacó. La comenzó a golpear e intentó estrangularla. Durante el enfrentamiento la radio de la mujer cayó al suelo y ella no pudo utilizarlo para pedir ayuda a sus colegas.

Pero durante la lucha entre William y la guardiana, se presionaron algunos de los botones que abrían las celdas y varios de los prisioneros quedaron en libertad.

La cosa pudo ir a peor

Con varios prisioneros en libertad la cosa podía haber ido a peor. Pero sin embargo ocurrió todo lo contrario.

Varios de los prisioneros se apresuraron a ayudar a la mujer atacada. Brown fue uno de ellos, mostrando una muy buena actitud cívica y junto con otros liberaron a la mujer de su atacante.

Fue recompensado por su coraje

Youtube

Cuando llegó el día de recibir su sentencia por haber escapado de la policía, el juez Mark Trusock eligió las palabras correctas que le iba a decir a Brown.

”Te involucraste en una acción que pudo poner en peligro tu integridad física y liberaste a la mujer de su agresor, salvándole probablemente la vida y protegiéndola de un nuevo ataque.”

Luego el juez hizo algo que le cambió la via a Brown para siempre.

Permitió que los 149 días que había estado Brown en la cárcel completaran su castigo. De esta manera, quedó libre el mismo día de la sentencia, como recompensa a su valor.

En el siguiente vídeo puedes ver todo el dictamen del juez:

Pienso que es fantástico que una buena acción tenga su recompensa. Esto prueba que las cosas pueden cambiar y tener una segunda oportunidad.

¡Comparte este artículo si tú también crees en las acciones cívicas!