Coronaviurs: Como los niños no tienen internet – la maestra les dejas las tareas en sus puertas

En tiempos de coronavirus muchos colegios en el mundo han tenido que cerrar y los niños están estudiando a distancia. Pero esto no es tan fácil sin internet.

Pero esto no iba a detener a la profesora María Caballero de enseñarle y ayudarle a sus alumnos. La vocación no sabe de sacrificio y el ayudar no entiende de excusas.

María Caballero trabaja como profesora en una escala rural de Maciel, Santa Fe en Argentina. Ella también es madre de tres hijos y lleva trabajando como maestra 20 años.

Aunque sean tiempos muy difíciles ahora ella sabe que la educación es fundamental para que los niños puedan seguir aprendiendo.

Así que en tiempos de coronavirus ella tuvo una idea muy ingeniosa para poder seguir enseñando.

María, que vive en Maciel, recorre 10 kilómetros o más y va a las casas de sus alumnos y les deja las tareas en bolsitas en sus puertas, según informa TN.

Foto: Facebook/Coronavirus en positivo

“No tienen internet ni teléfonos”

“Como no hay clases y los chicos no tienen internet ni teléfonos, se me ocurrió dejarles la tarea colgada en bolsitas en las tranqueras. Cuando pasa una semana, voy y las retiro con los deberes hechos. Hablamos a la distancia, y ellos me preguntan lo que no entendieron y nos quedamos charlando un ratito. Ellos me extrañan, y yo a ellos”, le cuenta María a TN.

En las bolsitas que María deja no solo se encuentran las tareas, María también les lleva los materiales porque hay muchas familias que no tienen el dinero para comprarlos.

“Esta semana les llevé tijeras, papeles de colores y pegamento porque tenían que hacer manualidades. Es importante que los chicos tengan creatividad y se entretengan en estos días”, cuenta María.

Festejan cumpleaños

Al Centro Educativo Rural 303 Antonio Arenales asisten un total de 20 alumnos, siete en jardín de infantes y 13 en la primaria. María Caballero es la única maestra del colegio y ella se encarga de casi todo, solo una vez a la semana va una docente para los niños más pequeños.

Foto: Facebook/Coronavirus en positivo

María es una maestra con mucha dedicación, porque no solo hace la labor de profesora, también festeja los cumpleaños de los niños. María a veces también ayuda a las madres a hacer compras en la farmacia.

Algunos de los niños viven cerca del centro educativo, pero los que viven más lejos caminan hasta tres kilómetros para llegar. Y cuando llueve no pueden llegar, escribe TN.

“Una unión familiar”

Esta maravillosa maestra cuenta que la escuela es mucho más que una escuela, ella la describe como una unión familiar.

Foto: Facebook/Rodrigo Núñez Intervención Psicopedagógica Calama

“A mí me dicen ‘maestra’, y esa palabra encierra mucho más, porque muchas veces soy la mamá de ellos. Los chicos necesitan abrazos, un mimo, una caricia”.

Y ahora no ve la hora que pase esta pandemia para que ella pueda volver a abrazar a sus alumnos.

¡Qué vocación! María definitivamente es una inspiración, lo que hace en estos tiempos difíciles es muy bonito. Comparte si estás de acuerdo y mándale este artículo a tus seres queridos para difundir noticias positivas.