Eric, 20 años, con síndrome de Down se escapó de casa con una pistola de juguete – recibió un disparo mortal de la policía

Cuando pensamos en nuestros hijos, con mucha frecuencia nos vienen a la cabeza los peligros que pueden correr a medida que van creciendo. La mayoría de nosotros sabemos, por experiencia, cuán duro puede ser el mundo de hoy, por lo que la sola idea de que nuestros hijos e hijas tengan que enfrentarse a riesgos en algún momento de su vida, es suficiente para que los pelos se nos pongan de punta  a más de un padre y madre.

Así que me puedo imaginar lo extra difícil que debe de resultar para los padres con hijos con discapacidad física o mental,  y por lo tanto potencialmente en desventaja con respecto a otros chicos.

¿Pero acaso tienen ellos culpa de ver el mundo desde una perspectiva diferente? ¿Tienen culpa de reaccionar de manera diferente en determinadas situaciones y circunstancias? Por supuesto que no. Lamentablemente, esto no significa que por esta causa se les dan facilidades. Nada más lejos de la realidad.

Y esto es algo que Katarina Söderberg sabe muy bien. En realidad, esto le costó la vida a su hijo.

Credit: Private

Eric Torell era un chico sueco de 20 años, nacido con síndrome de Down y autismo. Su madre comentó al periódico sueco  Expressen, que estaba severamente discapacitado y tenía problemas para hablar. De hecho solo decía la palabra “mamá”.

En las primeras horas de la mañana del jueves, después de haber dejado la casa de su madre para visitar a su padre, Eric desapareció. Según Katarina, esto no era raro, aunque siempre lo habían encontrado o lo devolvían sano y salvo.

Pero esta vez, Eric no volvió.

Un arma de juguete

Eric llevaba una pistola de juguete, una fabricada para niños de cinco años que le habían regalado, cuando le interceptaron tres policías a los cuales les habían informado de la presencia de un hombre con una arma.

Credit: Private

Los oficiales ordenaron a Eric arrojar lo que consideraron una arma peligrosa, antes de que los tres policías le dispararan mortalmente después de el chico actuara “de manera amenazadora” contra ellos.

Su madre, Katarina, sin embargo se niega a aceptar el informe policial, alegando que no dicen la verdad de lo sucedido.

“Es imposible entenderlo. MI hijo sería incapaz de matar a una mosca”, comenta Ms Söderberg.

Credit: Private

Eric fue trasladado de inmediato al hospital tras el incidente pero solo se pudo confirmar su muerte, causada por las lesiones provocadas por los disparos. Ahora se está llevando a cabo una investigación sobre una posible mala conducta policial.

Qué historia más triste.  Tres policías no dudaron en disparar al chico porque creyeron que se trataba de un arma de verdad. ¿Qué opinas tú al respecto?

Nosotros solo podemos decir, descansa en paz, Eric, esperamos que encuentres la felicidad allá donde estés Comparte esta historia en recuerdo de Eric, y ayúdanos a difundir este terrible tragedia para que no se vuelva a repetir.