Jubilada de 92 años brutalmente golpeada cuando usaba transporte público para mayores y discapacitados

Una sobreviviente del Holocausto de 92 años sufrió lesiones y moratones después de ser agredida por un extraño en un vehículo de una empresa del servicio de transporte público en Canadá.

Según datos, Hanka Fogelman afirma que el conductor del taxi sabía que el otro pasajero era impredecible y peligroso.

Hasta le había advertido de entrar al auto y de que que “no hablara con él”.

El 11 de noviembre de 2018, Fogelman viajaba en un taxi contratado por la Société de transport de Montréal (STM), en Canadá.

Iba a visitar a una de sus hijas. El servicio se dedica al transporte de personas con discapacidades físicas y mentales, a quienes se les dificulta el uso de medios de transporte regular.

Fue durante uno de estos viajes que Hanka fue brutalmente atacada de forma inesperada y violenta.

Hanka comentó que el conductor le dijo al recogerla que el otro pasajero era peligroso. En ese momento, la mujer estaba en el asiento del pasajero y el hombre que más tarde la atacaría estaba sentado a su lado.

Según CBC, Hanka Fogelman comentó a Go Public :  “El conductor sabía que el tipo era agresivo …y me dijo que no hablará con él. Me dijo..”es agresivo” Es un poco peligroso”.

Fogelman siguió contando que a los pocos minutos de subir al vehículo, las cosas se pusieron feas.

“Comenzó a golpearme y a darme puñetazos” recuerda.

“La nariz comenzó a sangrar. No sabía que hacer”.

YouTube / CBC News: The National

No hay cargos presentados

Según CBC, cuando la policía llegó al lugar del suceso, se encontraron con un pasajero sentado tranquilamente en la parte trasera del taxi haciendo crucigramas. Y parecía no haberse dado cuenta de lo que había hecho.

El inspector André Durocher dijo a Go Public que el hombre sufre de una discapacidad intelectual y no será acusado.

Hanka mientras tanto tuvo que ser ingresada en el hospital como consecuencia de las heridas ocasionadas.

“Tiene heridas y desgarros en la cara…moratones”, dice su hija Debbie Rona, la cual tomó un avión para estar junto a su madre tras el ataque.

“Estoy enfadada. Y todavía estoy en shock”.

“Yo miro a mi madre y ella está mentalmente bien, solo que tiene limitaciones físicas. ¿Por qué iba este hombre en el taxi? ¿Por qué el conductor del taxi sentó a mi madre al lado de este tipo, cerró la puerta y comenzó a conducir?

En talesperson för pensionärer i Kanada, Laura Tamblyn Watts kom också till Hankas försvar och sa att attacken var ett ”misslyckande för hela systemet”.

Un portavoz de jubilados en Canadá, Laura Tamblyn Watts, también defendió a Hanka y dijo que el ataque fue un “fracaso de todo el sistema”,

Ninguna persona, vulnerable o no, debería vivir con miedo de ser atacada. ¡Comparte el artículo si estás de acuerdo!