La llamada de un heróico camionero consigue cerrar una red de trata de menores en Estados Unidos

Es difícil de comprender o admitir, pero la trata de personas existe en muchas partes del mundo. Tristemente, niñas son secuestradas y forzadas a tener sexo con extraños, sin poder escapar o protegerse.

Este fue el caso de Chrissy de 15 años y su prima Sari, de 14. Se encontraban paseando inocentemente cuando un vehículo Lincoln se paró al lado suyo. Las personas dentro se hicieron pasar por familiares de un amigo y lograron que las niñas se metieranen el coche. Luego las encerraron en una casa y su calvario empezó.  l

Poco podían imaginar los impensables eventos que sucedieron después.

Las niñas menores de edad fueron forzadas a ejercer la prostitución, su juventud vista como deseable y valiosa para sus captores. Ellas, como otras niñas, fueron obligadas a prostituirse y no podían escapar.

"Estaba asustada, increíblemente asustada", cuenta Sari.

La terrible historia podría haber durado toda una vida para estas niñas, así como a decenas de ellas. Podría haber sido así, pero afortunadamente no lo fue. Todo gracias a la llamada de teléfono de este camionero.

Las niñas eran llevadas a estaciones de camiones y obligadas a ir de camión en camión, preguntando a los conductores si querían tener sexo con ellas. 

Pero tan solo hizo falta a un héroe para salvar a estas niñas.

Un camionero no podía deshacerse del mal sentimiento que le causó ver a esas chicas que parecían tan jóvenes, así que llamó a la policía.

“Hay un par de chicas en la salida 167 tratando de hacer negocio aquí”, dijo.

La llamada del camionero a la policía terminaron abriendo un caso en el que se detuvo a 31 criminales, se rescataron siete menores y se cerró una red de tráfico infantil en 13 estados de Estados Unidos.

“Gracias a ese camionero tengo un futuro”, dijo Sari.

Mira el conmovedor video de abajo para saber más sobre esta terrible actividad delictiva y de cómo un solo camionero lo cambió todo para estas niñas.

Fuente: Facebook

Comparte esta poderosa historia para denunciar esta terrible práctica, pero también por aplaudir que la humanidad de este camionero. ¡No puedo hacer más que aplaudir a este héroe!