”Madeleine McCann podría estar viva” – por fin habla una de las personas clave

Mucho se ha escrito sobre la desaparición de la pequeña Madeleine McCann, pero nada se sabe con seguridad. Sin embargo, ahora, 11 años después la misteriosa desaparición, sale a a luz un impactante testimonio de una de las personas más involucradas en el caso, el investigador David Edgar.

“Madeleine McCann podría estar viva en Portugal”, ha contado el investigador a The Sun.

Madeleine McCann tenía 3 años cuando desapareció, la noche del 3 de mayo de 2007,  en el balneario de Praia da Luz, Portugal. La niña estaba pasando allí sus vacaciones con sus padres y sus dos hermanos. Nunca volvió a casa y nunca se supo nada más sobre su paradero.

Ahora, unas inesperadas declaraciones del hombre que más ha investigado sobre su desaparición, David Edgar, pueden revolucionar en el caso.

Facebook / página oficial Find Madeleine Campaign

Según cuenta Edgar a The Sun, la niña habría sido secuestrada y estaría aún en Portugal, viva. No cree posible que la hayan podido sacar del país sin ser detectada.

Edgar, en actualidad ya retirado, está convencido de que el caso se va a resolver cuando los testigos clave decidan confesar.

“Sea quien sea el responsable contará lo que hizo a alguien. Normalmente siempre lo hacen, es muy raro que esto no ocurra”, ha declarado el investigador, y añade que seguro de que “hay gente que sabe lo que ha pasado”.

Facebook / página oficial Find Madeleine Campaign

“La mayor esperanzada de que un gran avance, incluso después de tanto tiempo, es que la conciencia de alguien se quiebre. Puede ocurrir que la persona responsable del secuestro de Madeleine confiese en su lecho de muerte, o que alguien cercano a la persona hable cuando él o ella haya muerto. Puede ser también que el secuestrador no aguante más y las otras personas que lo saben contacten con la policía”, cuenta Edgar.

 Facebook / página oficial Find Madeleine Campaign

David Edgar fue contratado por los padres de Maddie, Kate y Gerry, durante 3 años, y es una de las personas que más sabe sobre el caso.

Esperemos que sus declaraciones puedan ayudar a que la investigación continúe y se pueda resolver el caso y reencontrar a Madeleine, convertida ya hoy en una adolescente de 15 años.