Mamá manda advertencia escalofriante tras que su hija fue casi secuestrada en área de descanso de autopista

Es muy triste, pero a veces tenemos que admitir la parte peor de las personas.

Especialmente cuando se trata de nuestros hijos, no podemos dejar de ser cuidadosos.

A veces incluso parecemos un tanto paranoicos, pero a menudo hay una razón detrás de ello, desafortunadamente.

Cuando se trata de nuestros hijos, una pequeñas dosis de paranoia combinadas con vigilancia puede marcar la diferencia frente a los depredadores.

No hace mucho tiempo una madre mandó un aviso a través de su Facebook sobre un incidente que le ocurrió mientras viajaba.

Abby Sue paró en un área de descanso con su hija mientras iban conduciendo de Ohio a Indiana, y entonces ocurrió algo.

En algunos casos, cuando los extraños nos hablan, les saludamos o les asentimos rápidamente.

Pero parece que la gente en esta historia hicieron demasiado y las banderas rojas comenzaron a hondear.

Los detalles aparecen en la publicación de la madre:

“Nos dirigimos a casa desde Cincinnati y nos detuvimos en un área de descanso para hacer una rápida visita al aseo. Solo entramos mi hija y yo (no llevaba mi teléfono ni mi bolso). Mientras caminábamos una señora parecía estar en algo, y trataba de hablar con mi hija, Yo la llevaba de la mano todo el camino e iba caminando rápidamente hacia adelante. Mientras que la mujer hablaba, trataba de encender un cigarro  que de inmediato apagó al entrar en el recinto. Fuimos hasta el último sitio para incapacitados y entramos juntas.

Escuché a la mujer entrar y hablar con otra mujer sobre nosotras y dijo algo de ” la niña pequeña”. La dije a mi hija que no íbamos a lavarnos las manos y que la iba a coger en brazos. Cuando salíamos pasamos delante de las dos mujeres. La mujer a la que habíamos visto en un principio se había cambiado de ropa y salió del lugar siguiéndonos, dejando su bolsa en el suelo. Las dos mujeres estaban compinchadas. Corrí con mi hija hacía nuestro auto y al meternos cerré los pestillos. Una vez a salvo noté que 3 hombres estaban delante de una camioneta dorada con las puertas abiertas… 

Llamamos al teléfono de emergencia. Tenía esa sensación de que si no hubiera estado tan atenta a lo que pasaba a nuestro alrededor, me hubieran quitado a la niña. El mundo en que vivimos es terrible. ¡¡¡He querido compartir para advertirles a todos de que deben estar pendientes de sus hijos y no de los teléfonos móviles que distraen muchísimo!!!

Este incidente ocurrió en una zona de descanso cerca del kilómetro 243 (Batesville) hacia el oeste por la I-74 “

Wikipedia

Todo esto es escalofriante y puede ocurrir en cualquier sitio. El tráfico de humanos sucede en todos los estados de EEUU y la industria criminal mueve billones de dólares impidiendo la libertad de 20,9 millones de personas en el mundo.

Según el Projecto Polaris, los niños constituyen la cuarta parte de las víctimas de esta forma de esclavitud, mientras que el 75% son mujeres y niñas.

Además de otros puntos de encuentro, las áreas de descanso de las autopistas suelen ser lugares para el tráfico de humanos. Las amenazas y el secuestro son solo algunos de los métodos utilizados para forzar a las víctimas este comercio.

Si esta madre no hubiera prestado atención y no hubiera hecho caso a su intuición, las dos podían haber sufrido daño. Las dos hubieran podido ser objetivos de estos depredadores. ¡Es bueno que la madre no se fiara, quedándose no solo cerca de su hija , sino que también además corrió hasta el auto!

Esta alarmante publicación ha sido compartida más de 80.000 veces, con gente animando a otras personas a ser precavidas. Gracias a Abby por compartir. Me alegro que estuvieras pendiente de lo que pasaba a tu alrededor manteniendo segura a tu hija. 

El mundo en que vivimos actualmente a veces da miedo. 

Creo que los medios de comunicación deberían informar constantemente sobre esto a diario para crear conciencia sobre ello.

No importa donde vivas o que hora del día es, estate precavida y con los ojos bien abiertos. ¡Y comparte esta publicación!