El perro torturado se escapa y corre contra niño de 12 años, sólo quiere amor

La peleas de perro no son legales, pero igual ocurren demasiadas veces. El perro mastiff argentino Oogy no había sido utilizado como perro de pelea, pero lo utilizaban de cebo para que otros peros pudieran practicar.

Oogy estaba muy mal. Le faltaba una oreja, la cara estaba deforme y tenía un hueco grande como una pelota de tennis en la cabeza.

Oogy
Youtube

Cuando ya no lo podían utilizar más de cebo cebo lo encerraron en una jaula sin agua y comida, ahí se iba a quedar hasta que muriera. Iba a morir de sus heridas o de falta de líquido.

Oogy
Youtube

Pero menos mal la policía lo encontró y lo llevaron donde el veterinario. Creen que había estado herido en la jaula durante cinco días antes que lo encontraran.

Cambio total

No sabemos si fue el destino, el azar o Dios que decidió que ya había sufrido suficiente, porque Oogy tuva mucha suerte. Nunca había tenido tanta suerte en su vida antes.

Oogy
Youtube

Cuando estaba saliendo de la clínica se tiró encima de un niño de 12 años.

Durante algún segundo la gente que lo vio quedó muy aterrada. ¿Qué iba a hacer este perro maltratado con este niño?

Posted by Laurence Levin on Monday, 2 March 2015

Pero a pesar de todo lo que había vivido lo único que quería mostrar era su amor y lamió al niño en toda la cara.

El niño de 12 años acaba de haber ido donde el veterinario junto con su padre, Larry, y su hermano mellizo. Habían tenido que dormir al gato, de 17 años, de la familia porque estaba enfermo.

La familia quedó tan conmovida con la historia de Oogy que decidieron adoptarlo inmediatamente.

Posted by Laurence Levin on Monday, 2 March 2015

El perrito con una orejita tuvo una vida nueva, llena de amor y algría. Todas las noches dormía en la cama de Larry y disfrutaba de estar con la familia.

Todo salió tan bien que hasta Larry escribió un libro sobre Oogy para concientizar sobre el problema con los perros de pelea.

Después de 12 años juntos la familia se tuvo que despedir de Oogy. Aunque los primeros años de este perrito fueron muy duros tuvo muchos años de felicidad con su linda familia.

Posted by Laurence Levin on Wednesday, 7 May 2014

Oogy estuvo acostado en su cobija preferida, comiendo una buena carne mientras que lo sobaban.

Nunca sufrió.

Para Larry fue una despedida muy dura, sus 12 años con Oogy habían sido maravillosos y él ha dejado un vacío gigante.

Oogy es una prueba de que siempre hay esperanza en la vida.

Aquí puedes ver un vídeo sobre Oogy:

Comparte la historia de Oogy con tus amigos de Facebook si también opinas que las peleas de perros no terribles y no deberían existir.