Superviviente del Holocausto, 92 años, golpeada cuando usaba servicio de taxi para personas discapacitadas

Una superviviente del Holocausto de 92 años fue dejada sangrando y magullada después de ser agredida por un extraño en un vehículo provisto del servicio del transporte público.

Según los informes, Hanka Fogelman afirma que el conductor del taxi sabía que otro de los pasajeros era impredecible y peligroso, y le advirtió al entrar al auto que “no hable con él”.

El 11 de noviembre de 2018, Fogelman viajaba en un taxi contratado por la Société de transport de Montréal (STM) para visitar a una de sus hijas. El servicio funciona para proporcionar viajes para personas con discapacidades físicas y mentales que les prohíben el uso de medios de transporte regulares. Sin embargo, durante su viaje, Fogelman fue atacado de forma aleatoria y violenta.

Foto: Youtube

Fogelman dice que cuando el conductor la recogió le dijo que  el otro pasajero era peligroso. En ese momento, una mujer estaba en el asiento del pasajero y el hombre que más tarde iría a atacarla estaba sentado en la parte de atrás.

“El conductor sabía que era agresivo… y dijo que era mejor que no le hablara”.(El dijo) que es agresivo. Es un poco peligroso”, Fogelman dijo a Go Public, según CBC.

Continuó diciendo, que solo minutos después de subir al vehículo las cosas se pusieron feas.

“Él comenzó a golpearme. Me dio un puñetazo”, ella recordó.

“La sangre comenzó a salir de mi nariz. No sabía qué hacer.”

No se presentan cargos

Según la CBC, cuando los oficiales llegaron, encontraron a un pasajero sentado tranquilamente en la parte trasera del taxi enredado en un crucigrama. Parecía no ser consciente de lo que había hecho.

El inspector André Durocher le dijo a Go Public que el hombre sufre de discapacidad intelectual y no será acusado.

Mientras tanto, Fogelman tuvo que ser trasladada al hospital como resultado de sus heridas.

“Tenía la nariz quebrada. Desgarros en su cara…llena de moratones”, dijo la hija Debbie Rona, quien voló al lugar para estar al lado de su madre después del ataque.

“Me siento enojada. Me siento en shock.”

“Miro a mi madre y ella está muy consciente mentalmente, pero hay una vulnerabilidad física allí. ¿Por qué estaba incluso en el taxi? ¿Por qué el conductor del taxi sentó a mi madre a su lado, cerró la puerta y comenzó a conducir?”

La defensora de los derechos de las personas mayores canadienses, Laura Tamblyn Watts, también se unió a la defensa de Fogelman, calificando el ataque como un “fracaso de todo el sistema”.

¡Ninguna persona, vulnerable o de otro tipo, debe vivir con miedo de ser atacada! Comparte este artículo si estás de acuerdo.