8 razones de por qué debes dejar de consumir leche

Durante años se nos ha dicho que la leche es importante para mantener nuestro cuerpo fuerte, nuestros huesos duros y que tenía muchos de los nutrientes que necesitamos para vivir.

Sin embargo, estudios más recientes han llegado a tirar abajo algunos de los mitos que giraban en torno al valor nutricional de la leche.

Aunque la leche es muy importante en fases de temprano desarrollo, la ciencia ha comprobado que una vez destetados, pocos son los beneficios y más los problemas que nos puede acarrear consumir leche de vaca en exceso.

Aunque la leche de vaca es una rica fuente de vitaminas y minerales como el calcio y el fósforo, abusar de ella ha demostrado tener efectos negativos en nuestro organismo, indican los expertos.

A continuación te damos 8 razones por las que deberías dejar de tomarla tan frecuentemente:

1. Beber leche de adultos no es necesario ni conveniente

El profesor Jonathan Brostoff, autoridad en alergias y intolerancias alimentarias del King’s College de Londres, cree que los seres humanos no necesitamos leche de vaca después del destete.

“Los animales no beben leche después de destetarse y consiguen salir adelante sin ella. Puedes obtener calcio y vitaminas de la leche o de otro tipo de dieta, o tomando suplementos de calcio”, dijo a The Daily Mail.

Según Brostoff los seres humanos no mantenemos la capacidad de manejar el azúcar de la leche en sangre, por lo que no se degrada bien y genera fermentación en el estómago.

2. No previene las fracturas óseas

Una investigación llevada a cabo por investigadores de la Universidad de Uppsala realizaron un estudio entre 61.000 mujeres y 45.000 hombres durante 20 años y comprobaron que no se dio ninguna reducción en huesos rotos en aquellas personas que habían consumido más leche (3 vasos diarios). De hecho, en mujeres este elevado consumo fue asociado a un incremento en fracturas.

Pixabay

3. Más probabilidades de morir antes

El mismo estudio indicó que las personas que más ingerían leche presentaban perfiles cardiovasculares menos favorables, mayor presión sanguínea y mayor resistencia a la insulina. Factores que aumentaban su probabilidad de morir.

No obstante, esto no aplicaba al consumo de productos elaborados con leche fermentada como yougurt, crema de leche y queso, que fue asociado a menores índices de fractura y mortalidad.

Pixabay

4. La leche puede contribuir a tener enfermedades cardiovasculares

Investigadores consideran que aunque la leche tiene muchas vitaminas, queda descompensada por su elevado contenido en grasa y que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

5. La leche te hincha

“Tras el destete, la habilidad (de la gente) de procesar el azúcar de la leche disminuye”, dijo el profesor Brostoff. “Y si no puedes descomponer los azúcares de la leche, te quedas con una barriga fermentada, porque los azúcares suelen fermentar en los intestinos.

Pixabay

6. La leche desnatada altera tu producción de hormonas y provoca acné

Un estudio elaborado en 2007 por la Harvard School de Salud Pública demostró que aquellos que bebían leche desnatada presentaban un incremento del 44% en probabilidades de tener granos.

Se cree que la leche procesada incrementa los niveles de hormonas en la bebida, lo que a la vez afecta a los que sufren acné.

Pixabay

7. La leche puede provocar tos

En algunas personas el consumo de leche genera una capa de moco que recubre su garganta, atasca la nariz y provoca tos. Además, en niños con alergia a la leche se ha asociado a síntomas similares al asma.

8. Una alergia a la leche puede ser fatal

Sólo el 1% de los adultos tienen la probabilidad de sufrir alergia a la leche, pero ésta es conocida por ser mortal.

Los desafortunados que sufren esta alergia tienden a experimentar dolor de estómago, vómitos y un posible shock anafiláctico.

Si quieres puedes compartir con tus seres queridos para que también se enteren de esto.