Si a tu hijo le aparecen estos puntos rojos por todo el cuerpo, necesitarás saber esto

Todos sabemos que los niños, en cuanto empiezan el colegio, enferman con frecuencia. Los niños se contagian rápidamente resfriados y otras infecciones. La mayoría son engorrosas pero no conlleva graves peligros para la salud. Sin embargo hay algunas con las que hay que tener más cuidado.

Está empezando a extenderse ahora una infección vírica por lo contagiosa que es, se trata de la fiebre aftosa.

En algunos países la llaman la “viruela del otoño”.

Esta infección vírica normalmente se da en otoño y a finales de verano y afecta principalmente a niños de menos de 10 años.

Se extiende por contacto directo con la persona que la padece y provoca unos granos rojos o ampollas que aparecen por todo el cuerpo del niño.

Las llagas y granos pueden verse horribles en algunos casos y, según los especialistas, los problemas más comunes son: 

  • Ampollas dentro de la boca, labios, mejillas, lengua y paladar.
  • Pueden aparecer ampollas en las manos, pies, nalgas y otras partes del cuerpo.
  • Si las ampollas ser rompen pueden producirse pequeñas heridas.
  • Fiebre de hasta 39º.
  • En algunos casos las uñas de algunos niños puede que cambien de apariencia o incluso que se caigan.

Esto es lo que hay que saber si nuestro hijo sufre esta enfermedad:

  • Quédate tranquilo, es una enfermedad viral que se curará en una semana. No hay un tratamiento en especial.
  • Para la fiebre y el dolor puedes dar a tu hijo medicamentos para el dolor como paracetamol e ibuprofeno.
  • Si el niño tiene ampollas en la boca trata de darle algo frío y fácil de comer, como bebidas frías o helado.
  • La infección se contagia de persona a persona por contacto, especialmente a través de las manos. Esta enfermedad es más infecciosa durante los primeros días de enfermedad. Tardan entre tres y siete días en aparecer los síntomas tras la infección.

Si tú o tu hijo tiene ampollas y granos o fiebre alta, contacta a un profesional de la salud para asegurarte de que no es otro el motivo que causa estos síntomas.

Es muy similar a la varicela, lo bueno es que una vez tu hijo ha pasado por esta enfermedad no la contraerá de nuevo.

Así que si este tipo de puntos rojos aparecen en tu hijo, quédate tranquilo y tan sólo lee sobre esta enfermedad. ¡Por favor, comparte esta información ara que más padres saber de qué se trata!