Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

Ann es totalmente ciega y estaba a punto de rendirse – entonces conoció a Panda y todo cambió

El vínculo entre un caballo y un humano puede ser increíblemente fuerte, tal y como un caballo en miniatura, Panda, y su dueña, Ann Edie, demuestran. 

"No me gusta imaginar la vida sin ella", dice Ann.

Probablemente has visto a perros guía con sus dueños por la calle. ¿Pero un caballo guía?

Panda no es tan solo un caballo en miniatura, es una verdadera heroína que tiene una gran responsabilidad al perservar la seguridad de Ann cada día.

“He sido legalmente ciega desde que nací”, dijo Ann Edie al programa “Superpets“, de Channel 4.

Ann ha tenido perros guía antes, pero Panda es su primer caballo guía.

“Los caballos en miniatura son aptos (para las personas ciegas)”, cuenta Ann.

Panda entra en el auto, el tren, acompaña a Ann a pasear, la ayuda en casa. 

“Es una excelente compañera, así como una gran cuidadora. Es como tener a otra hija”, dice Ann.

Panda y Ann han estado juntas por 14 años. Ella confía en su guía en un 100%.

Las dos se comunican con pequeñas señales. Panda entiende cómo sortear distintos obstáculos a lo largo del camino. Cuando llega a un cruce, pone su cabeza en el lado izquierdo del poste para que Ann presione el botón de “caminar” al lado derecho.

“Ella conoce su trabajo y desde el principio emane ese sentimiento de ‘yo puedo hacerlo'”.

Incluso más increíble es que el entrenamiento de Panda se haya hecho con refuerzos positivos. En lugar de ser castigada si comete un error, Panda es premiada por su buen comportamiento. Tanto Ann como el entrenador de Panda creen que la actitud positiva y capacidad de seguir aprendiendo de esta poni radica en este entrenamiento.

Fotos: Channel4/Facebook

“No me quiero imaginar la vida sin ella”, dice Ann, esperando que todavía les queden muchos años juntas.

¿También te impresionó Panda? Por favor, comparte su historia con otros amantes de los animales en tu vida. 

 
 

Leer más sobre