Burros dejados sangrientos, lisiados y sufriendo en agonía – todo por el placer de los turistas

Más de 500 pasos tienen que realizar estos burros para que los turistas puedan disfrutar de la vista desde la cima de Fira, la capital de la isla griega de Santorini.

Para asegurarse de que los visitantes no tengan que realizar ese enorme esfuerzo ellos mismos, los burros tienen la obligación de subir y bajar la colina todos los días como si fueran escaleras mecánicas. Este paseo tradicional es una atracción popular, y lo ha sido durante un tiempo, pero tiene un costo enorme para los propios animales.

Ahora, los activistas de los derechos de los animales han sacado imágenes espantosas de la otra cara de la actividad, y la industria del turismo se ha visto fuertemente sacudida.

Con un calor abrasador, los burros se ven obligados a subir a los turistas colina arriba uno tras otro. A menudo, los caminos son empinados y las escaleras peligrosas, pero los animales reciben un pequeño respiro. Para empeorar las cosas, los grupos de derechos de los animales afirman que, en general, los turistas se están volviendo más pesados: más personas con sobrepeso están utilizando los burros, lo que aumenta su carga de trabajo.

Es un trabajo sin descanso, sin apenas pausa, siete días a la semana. ¿Reciben abundante agua y buen trato para su servicio? No. El periódico británico The Sun afirma que los propietarios de la atracción Santorini crían a los burros con caballos, lo que significa que las mulas son más fuertes, más grandes y están mejor equipadas para durar más.

Imagen: Network for Animals

Documentando la prueba

Una imagen vale más que mil palabras, especialmente cuando se trata de los efectos devastadores de la crueldad animal. Se han publicado fotos hechas por Network for Animals, que documentan las sangrientas heridas que se ocultan a los turistas cuando reservan sus boletos para estos paseos en burro.

A la mayoría de los burros se les niegan incluso las sillas de montar adecuadas, lo que empeora las lesiones sufridas. Muchos de ellos están tan agotados al final del día que ni siquiera pueden ponerse de pie.

The Sun cita a un portavoz de la organización de bienestar animal “Ayude a los burros de Santorini” diciendo: “Se recomienda que los animales no carguen más del 20% de su propio peso corporal. La obesidad y el sobrepeso de los turistas, combinado con la falta de sombra, de agua con el calor, además de los 568 pasos que estos burros deben realizar, está causando muchos problemas.

Por supuesto, incluso sin tener que llevar ese exceso de pasajeros con sobrepeso, las condiciones de trabajo para los burros seguirían siendo tortuosas.

Foto: Network for Animals

¿Qué pueden hacer los turistas para ayudar?

La culpa ante el sufrimiento de estos animales no se puede atribuir solamente a los organizadores de estos crueles paseos. Si no hubiera un mercado para ello, sino hubiera gente que quisiera subir la colina, la atracción disminuiría rápidamente. Los turistas pueden jugar una parte importante en la lucha contra estos viajes agonizantes, renunciando a los paseos y creando conciencia de esa crueldad contra los animales. Afortunadamente, gracias al intenso trabajo de los activistas por los derechos de los animales, a los propietarios de tales excursiones les está resultando cada vez más difícil llegar a buenos resultados en sus negocios.

Todos los turistas pueden ayudar no permitiendo que este tipo de “atracciones” continúen realizándose. Tratemos de concienciar a todos de estas terribles y espeluznantes prácticas. Tú también puedes implicarte en la erradicación de estos paseos crueles con los burros. ¡COMPARTE este artículo para ayudar a los burros de Santorini!