Ciclista ve perrita abandonada con bolsa plástica en la boca, lo que hay dentro da escalofrío

Cuando Paul Skinner, de 58 años, estaba afuera montando en bicicleta vio algo que lo hizo parar inmediatamente.

En la hierba había algo que se movía. 

Cuando se acercó descubrió un Coker spaniel acostado en la hierba, no se movía. Parecía que había sido abandonado. 

La perrita  también tenía una bolsa plástica en la boca – y después de un rato Paul entendió lo que había en la bolsa. 

El descubrimiento dejó a Paul asombrado y con escalofrío. 

© Facebook

”Yo estaba afuera montando en bicicleta. Vimos algo en la hierba, creíamos que era un pájaro muerto, pero se movió cuando pasamos”, le cuenta Paul Skinner al periódico Metro en Inglaterra. 

La perrita, que parecía haber sido abandonada, fue encontrada en Lincolnshire en Inglaterra. 

“Estaba ahí solito lamiendo un paquete viejo que contenía fish and chips”. Paul se bajoó de la bicicleta y se acercó donde la perra. No había ningún dueño en el alrededor, así que Paul se sentó al lado de la perra, que parecía estar triste.

Fue entonces que descubrió la bolsa que tenía en la boca.

© Metro

Paul se asomó sobre la bolsa para ver lo que había dentro.

“La bolsa tenía 4 cachorros muertos. Fue horrible. La perrita tenía lágrimas en los ojos. Yo no entiendo como alguien puede ser tan inhumano y hacer algo así”, cuenta Paul.

Paul contactó a una entidad de animales y a un refugio de animales.

Los voluntarios del refugio llegaron rápidamente al sitio y trataron de salvar a los cachorritos  – pero era demasiado tarde. 

Un veterinario examinó a los cachorros y seguramente habían nacido el mismo día, y habían estado vivos al nacer. 

Tal vez también estaban vivos cuando los metrieron en la bolsa plástica junto con la mamá. 

– No sabemos si los cachorros nacieron muertos y si muerieron de frío después de haber sido metidos en la bolsa de plástico. Pero queremos agradecerle al ciclista que los encontró y pidó ayuda, dice la policía.

Encontraron un microship pero solamnete se pudo ubicar el criador original. 

© Provided by Nyheter365

El refugio se encragó de la mamá perra y le pusieron el nombre Carly. Afortunadamente nunca más la van a tratar mal. Y va ser un ejemplo de porque nunca podemos dejar de luchar contra las personas que maltratan a los animales.

Carly mostró que tenía un corazón 100 veces más grande que el de su irresponsable dueño. Ella no quiso dejar a sus hijos, aunque ya no estaban vivos. 

Su fuerte reacción e instinto maternal muestra que los animales pueden sentir lo mismo que las personas. 

Espero que Carly tenga una vida larga y feliz, y que tal vez tenga nuvos cachorros en el futuro. ¡Pon “me gusta” si estás de acuerdo!