Tweet about this on Twitter Pin on Pinterest Share on Facebook

El bebé elefante fue rechazado de su manada. Pero mira el inesperado héroe que sale detrás del morro de arena…

Cuando un bebé elefante Ubuntu, conocido como Ellie, llegó al Orfanato de Rinocerontes Thula Thula en Zululandia, Sudáfrica, estaba claro de que se trataba de un caso especial.  Mientras la organización está especializada en rehabilitar a bebés de rinoceronte cuyos padres fueron asesinados por cazadores furtivos, Ellie fue rechazada por su manada. El abandono fue muy difícil para Ellie y llegó a Thula Thula con su vida en peligro. El bebé elefante tenía grandes problemas de salud, incluyendo una severa intolerancia a la leche y un abceso umbilicar que le dejó con tan sólo un 1% de posibilidades de sobrevivir. Pero contra todo pronóstico, la salud de Ellie emepezó a mejorar, aunque sus ánimos eran tan malos como cuando llegó. Todo el tiempo que este animal tan social estuvo lejos de otros elefantes le pasó factura y Ellie parecía querer tirar la toalla. Pero cuando apareció un pastor alemán llamado Duma en el orfanato, el humor de Ellie empezó a cambiar.

“Lo que es realmente interesante es que el elefantito estaba aquí. Estaba débil, particularmente enfermo. No estaba mostrando mucho interés en hacer nada. Era muy letárgico, muy desinteresado”, dijo Karen Trendler, experto en rehabilitación y respuesta en situaciones de crisis de Thula Thula.

“Presentamos a Duma al elefante e inmediatamente logró animarle… De repente empezó a tener un poco de interés en la vida de nuevo”.

El amoroso video de abajo muestra a Ellie y a Duma dos semanas después. El pequeño superviviente está muy animado y él y Duma son ahora un par inseparable.

Si quieres ver más artículos como este ponle like al botón de abajo.

 

Leer más sobre