Entierran a la mujer bajo rosas azules, entonces el desconocido ve que algo se mueve en la tumba

Hace unos años Alice Gill descubrió una perrita muy, muy flaca que caminaba por la autopista.

Parecía como si el perro estaba buscando comida, porque se movía hacia la basura que estaba cerca de un cementerio.

Alice se acercó y vio que la perrita estaba tratado de comenzar la producir leche, lo cual seguramente era una señal de que tenía cachorros bastante cerca. 

Alice empezó a llamar a la perrita "Mama Angel". Ella estaba llena de pulgas y garrapatas. 

Pero cuando la perrita vio a Alice empezó a mover la colita, por primera vez en mucho tiempo. 

Alice se quería llevar a la perrita a la casa, pero al mismo tiempo sabía que sus cachorros no iban a sobrevivir sin su mamá.  

Entonces Alice se apuró a la casa para buscar medicinas contra pulgas y garrapatas.

Cuando Alice regresó al cementerio encontró a Alice con su pareja, Charlie.

Alice trató a los dos perros y leugo se fue a una casa cercana a ver si alguien sabía algo sobre la situación de los perros.

Un hombre que se llama Carl le contó a Alice que el dueño de los perros, una mujer mayor llamada Mc Carey, había muerto hacía unas semanas.

Murió justamente antes que “Mama Angel” tuviera sus cachorros. Según Carl, la señora Carey estaba enterrada en el cementerio donde habían encontrado los perros. Estaba descansando debajo de un ramo grande con rosas azules. 

© facebook/AnnaGill

Según Carl “Mama Angel” iba a la tumba de su ama todos los días. La perrita espeaba que algún día se fuera a despertar. 

Nadie en el pueblo sabía donde estaban los cachorros. Entonces Carl le pidió a Alice que averiguara con el sobrino de Carey. Él solía ayudar a darle comida a los perros. El nieto dejó que Alice entrarar a la casa donde la señora Carey había muerto.

Pero Alice no encontró a los cachorros. Se montó en el auto con Carl y se fueron manejado hacia la casa. 

“¡Ahí está!”, gritó Carl y señaló hacia un lado. Y justamente ahí estaba “Mama Angel”. 

Alice escribió sobre todo en Facebook.

“Pero salió corriendo, sin darse cuenta de que éramos nosotros. Yo paré el auto y le pregunte a Carl, ‘¿Carl, tú acostumbras a rezar?’. ‘Sí’ señora. 

‘¿Quieres rezar conmigo?’ ‘Claro’.

“Y ahí estbamos dos desconocidos, con los ojos cerrados rezando que algo nos llevara donde la linda familia de perros”, escribe Alice y sigue:

“Regresamos a la vía con el auto y paramos de vez en cuando para ver si encontrábamos a “Mama Angel”. De repente la vimos. Ella no sabía que la estabamos mirando, así que aprovechó y se metió debajo de un cobertizo. Repentinamente salieron tres cachorritos. Estaban muertos de hambre pero agradecidos de que la mamá había vuelto.”

Al fin Alice, que trabaja en Southern Pup Rescue & Retreat, pudo tomar a ”Mama Angel”,  a Charlie y a sus tres cachorritos – Jaclyn, Kate y Farrah. 

© Facebook/AnnaGill

Alice cuenta que los cachorros y los padres fueron adoptados, todos llegaron a nuevos hogares llenos de amor y cariño. 

¡Menos mal la historia terminó bien!

Si quieres puedes ver el impresionante rescate en el vídeo de aquí abajo. 

Publicerat av Alice Gill den 6 december 2015

Si quieres puedes compartir esta historia con todos los amantes de animales que conoces – estoy segura de que les va a gustar leer esta historia.